calidad de vida

Las personas mayores quieren seguir cantando bingo

Foto Artículo BingoA raíz de la prohibición de la Generalitat de jugar al bingo apostando dinero -aunque se trate de cantidades insignificantes- en los hogares de jubilados, centros de día y residencias para la tercera edad en Cataluña, las personas mayores reclaman el hecho de poder seguir jugando al bingo como siempre. Cabe destacar que, hoy por hoy, hablamos de una sanción que puede llegar hasta los 3.000 euros de multa por jugarse tan solo 20 céntimos de euro. Hasta el próximo mes de septiembre no se debatirá el veredicto final sobre si podrá jugar con dinero, o no.

A lo largo de los últimos días, tanto entidades como profesionales del sector en Cataluña han manifestado un gran desacuerdo con esta medida legal, puesto que se trata de una de las actividades que tiene mayor participación en los centros y que las personas usuarias la esperan con mucha ilusión. A demás, los profesionales asistenciales aseguran que todo el mundo participa, inclusive las personas con deterioro cognitivo.

Por otro lado, es importante destacar que la práctica de este clásico juego proporciona beneficios a escala terapéutica y que supone el aporte de características muy positivas para la persona; así como el hecho de compartir una actividad en grupo, mejorar la capacidad de atención, la memoria visual y, también, la auditiva, a demás de la estimulación cognitiva de la persona. Ante la situación en Cataluña, Cinta Pascual, Presidenta de la patronal catalana ACRA y directora general de L’Onada Serveis, ha manifestado que “Es una medida absurda y que hay cantidad de cuestiones más importantes a tratar que esta”.

De hecho, esta prohibición está afectando de manera negativa a la predisposición de las personas mayores a reunirse en los hogares de jubilados y, en paralelo, aseguran que se trata de un mero hecho de distracción en compañía. De acuerdo con lo mencionado, en los centros residenciales de L’Onada Serveis lo tienen muy claro y es que no van a dejar de practicar esta actividad que tanto gusta a las personas mayores. De manera que han decidido seguir cantando bingo, aunque sea con fichas de plástico.

A pesar de ello, tanto profesionales como personas usuarias de los centros reivindican su voluntad de poder seguir jugando al bingo de la manera tradicional, puesto que no se trata de una cuestión de dinero, sino de entretenimiento y que se juegan pequeñas cantidades simbólicas que no llegan a 1 euro.

Tener amigos favorece la salud física, mental y emocional de las personas mayores

SANITAS_Día de la amistad· La oxitocina, “la hormona de los abrazos”, reduce el dolor, la ansiedad, aumenta la energía y fortalece el sistema inmune

· La amistad incrementa la esperanza de vida, según los estudios

Dice el refrán que “quien tiene un amigo, tiene un tesoro” y es que rodearse de amigos tiene grandes beneficios para la salud. Así, según Conchita García, médico de la Dirección Asistencial de Sanitas Mayores, “tener amigos es bueno porque reduce los espacios de soledad, refuerza el crecimiento personal, da apoyo emocional, se nutre la autoestima, fortalece la memoria emocional a través de los recuerdos y eleva el nivel de resiliencia personal en los momentos de dificultad”.

En cuanto a la tercera edad, según datos del informe ‘La participación social de las personas mayores’, publicado por el IMSERSO, la socialización en las personas mayores tiene efectos favorables en determinadas patologías como el dolor articular, el control de enfermedades crónicas como la hipertensión arterial o la diabetes; así como en la prevención de patologías de la esfera psicosocial como la depresión y la ansiedad.

Por otro lado, rodearse de gente favorece la salud física, mental y emocional para estos mayores. Según la doctora, la oxitocina, conocida como “la hormona de los abrazos”, reduce el dolor, la ansiedad, aumenta nuestra energía y fortalece nuestro sistema inmune”. Esta hormona se libera cuando se toca a alguien a quien queremos. Mientras más conexiones amorosas hay, más oxitocina es liberada en el organismo. Por otro lado, ayuda al aprendizaje: “el mayor aprendizaje que podemos obtener es a través de las experiencias con las personas que nos rodean. Aprendemos al construir relaciones, al mejorar nuestra comunicación y al escuchar consejos”, explica la doctora. Además, las conexiones emocionales con personas cercanas previenen la depresión y nostalgia. Para Conchita García, “el abrazo y consuelo de un amigo son buenos antidepresivos”.

También hay estudios que apuntan a que tener buenos amigos aumenta la esperanza de vida. “Un estudio[1] realizado por la Universidad de California (EE.UU.) a alrededor de 3.000 mujeres con cáncer de mama reveló que las pacientes sin amigos íntimos tenían un riesgo de fallecer cuatro veces más alto que las que tenían diez o más amigos que les brindaban su apoyo durante su tratamiento”, explica.

Otro beneficio de la socialización es que el cerebro de las personas que se relacionan tiene seis zonas más grandes y mejor conectadas entre sí que el de las personas con pocos amigos. “Esto es debido a las habilidades necesarias para mantener y cultivar un buen número de relaciones sociales”, explica García. Además, tener un círculo de amigos cercanos protege frente al alzhéimer y fomenta hábitos de vida saludables.  “Las personas que viven solas y que apenas se relacionan con los demás tienden a llevar un estilo de vida menos saludable y por ello envejecen antes”, indica la doctora.

 

Los amigos de la madurez

Tener amigos más jóvenes da una perspectiva distinta, además de la que ya nos aporta el relacionarnos con personalidades diferentes. “Se trata de un intercambio de experiencias, debido a que habrá amigos que ya pasaron por lo que tú y otros que aún no. Esto ayuda a recordar pensamientos de cuando se era más joven”, explica. Por otro lado, tener amigos sin lazos de parentesco proporciona un amparo ante las situaciones que nos van aconteciendo. “Envejecer es una etapa de la vida, pero que es nueva y por eso puede resultar confusa. Además, puede generar inseguridad y temor, por lo que si se cuenta con amigos que estén en la misma situación y que nos entiendan, la adecuación será mucho más sencilla”, añade.

Asimismo, tener amigos en la etapa madura provoca que se creen nuevos hábitos con ellos, ya que a medida que se envejece se van dejando atrás algunas de las costumbres que se solían llevar a cabo.

Un estudio de la Universidad de Purdue (EE.UU.) publicado en 2010, destacaba que las personas mayores afirman tener mejores matrimonios, amistades más comprensivas y menos conflictos con sus hijos y hermanos en la vejez que en la juventud. Para la doctora, “se debe al hecho de que son conscientes del poco tiempo que puede quedarles a sus relaciones, por eso cuidan y valoran más cada momento”.

Ante la pérdida de un amigo, algo a lo que se enfrentan más a menudo los mayores, la doctora indica que “no sólo genera un gran dolor y sentimiento de soledad sino que también es algo con lo que pueden verse reflejados y por lo tanto sentir que su muerte está cerca. Tener un apoyo emocional es clave para tener un proceso de duelo saludable”.

 

Consejos para fomentar las relaciones sociales

Es necesario fomentar las relaciones de calidad que favorecen la autoestima y el bienestar general, ayudar a que la persona mayor se sienta parte activa de su entorno, ya sea en su casa o en un centro de día,

El hecho de sociabilizar, jugar a juegos de mesa, poder aconsejar a amigos y opinar con ellos sobre distintos temas promueve su mente activa y hace que se sientan parte de la sociedad. Además, compartir recuerdos, experiencias, intereses y diversión con sus iguales favorece su autoestima.

“En los centros de día se cultiva el compañerismo y la amistad entre los asistentes, tanto en su tiempo libre como en las diferentes ocupaciones programadas. De este modo, se evita el aislamiento que a veces se da en la vejez”, apunta la doctora. Esta fórmula permite a las personas mayores permanecer en su domicilio durante más tiempo, de manera que se combinan estas ventajas con las relaciones familiares y se añaden los beneficios de la amistad y sociabilización.

Fármacos geroprotectores, ¿realidad o mito?

mayores cuba¿Existen fármacos que puedan mejorar las condiciones de vida de las personas mayores? Desde un punto de vista ético no cabe duda que favorecer la calidad de vida en las etapas finales de la misma es muy positivo, aunque habrá que tener cuidado de que el efecto de los fármacos utilizados haya sido contrastado previamente con estudios experimentales en animales y sobre todo con ensayos clínicos bien programados en personas humanas.

El pasado 15 de febrero, en la revista Nature, se publicó un interesante artículo en el que se valora la posibilidad de, no solamente poder prolongar la vida humana, sino también de mejorar las condiciones de esa etapa vital, utilizando fármacos específicos. Como en él se comenta, en el año 2050 se prevé que en el mundo puede haber 2000 millones de personas mayores de 60 años, es decir un 22% de la población. En 2015 ese porcentaje era del 12%.

Estos datos plantean interrogantes que conviene evaluar, algunos de ellos referidos a los problemas sociodemográficos que se pueden producir como consecuencia de dicho aumento, pero un tema muy específico, que es el que se trata en este artículo, es que no solamente es de interés prolongar la vida, sino que durante ese tiempo sea de mejor calidad, pues una prolongación de la misma conlleva también la posibilidad de aumentar la prevalencia de enfermedades crónicas, tales como artritis, diabetes de tipo 2, cáncer o enfermedades neurológicas, especialmente Alzheimer, lo que indudablemente disminuye la calidad de vida de quienes las padecen.

Concretamente en Europa se estima que la esperanza de vida de las mujeres nacidas en 2014 será de 1,6 años más larga que las que nacieron en 2006, aunque las que nacieron en 2014 solamente tienen la esperanza de vivir 0,7 años en adecuadas condiciones de salud, tiempo que para los hombres es cero.

Por ello, se está planteando la posibilidad de utilizar fármacos que mejoren la calidad de vida en esas últimas etapas. Hasta ahora existen fármacos que están dedicados a combatir enfermedades concretas, pero no fármacos que de una forma global protejan de los efectos secundarios negativos del envejecimiento. A estos fármacos se los ha denominado geroprotectores. Dichos fármacos ya se han experimentado en animales y en 2014 se han comunicado los resultados del primer ensayo clínico de un geroprotector, denominado RAD001, para personas mayores de 50 años.

Animadas las firmas comerciales por el mercado económico que a estos fármacos se ofrece, se están desarrollando en el momento actual más de 200 geroprotectores.

Desde un punto de vista ético no cabe duda que favorecer la calidad de vida en las etapas finales de la misma es muy positivo, aunque habrá que tener cuidado de que el efecto de los fármacos utilizados haya sido contrastado previamente con estudios experimentales en animales y sobre todo con ensayos clínicos bien programados en personas humanas.

Fuente: Observatorio de Bioética

Los mayores sevillanos, cada vez son más, más mayores y más vulnerables

mayores_sevillaA finales de enero agentes de la Policía Nacional rescataban a un anciano con avanzados síntomas de deshidratación e inanición que llevaba diez días sin poder moverse de la cama. Ocurrió en Jerez de la Frontera pero podría haber sucedido en Sevilla, donde se reciben unas diez llamadas cada día de personas que sufren caídas domésticas y no pueden levantarse. Sin ayuda de sus vecinos, de los servicios sanitarios o de las fuerzas de seguridad, estas personas seguramente morirían en su casa entre heces y orines.

En Sevilla viven sin más compañía que ellas mismas más de 71.000 personas mayores de 64 años, de las que el sesenta por ciento son mujeres. Un porcentaje significativo de ellas tienen algún tipo de dependencia, aunque la ralentización de las ayudas les impide a menudo disfrutar de las ayudas que les pueden salvar la vida en casos extremos como el de Jerez. Unas 310.000 dependientes están en lista de espera en toda España y cada cuarto de hora una persona fallece en nuestro país sin recibir la prestación a la que tiene derecho.

Sevilla, ciudad de mayores

En 1981 un 30 por ciento de los sevillanos tenía menos de 15 años; hoy, tres décadas y media después, casi el veinte por ciento de la población de la ciudad supera los 64. Sevilla ha pasado en pocos años de ser una ciudad joven a una ciudad de mayores. Sólo en los últimos diez años, esta franja de edad ha crecido hasta los 129.483 habitantes, de los cuales el 60 por ciento son mujeres. Son 18.000 más que hace diez años y ese envejecimiento progresivo va a seguir creciendo durante las próximas décadas por los avances de la medicina y la realidad demográfica, advierten los expertos.

Los hogares en los que viven personas mayores solas han pasado del 23 por ciento al 26,5 por ciento desde principios de esta década, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El porcentaje mayor de jubilados en soledad se concentra en Macarena, Cerro Amate y Distrito Sur, con un 36 por ciento del total de su población, mientras la tasa más baja se produce en Bellavista-La Palmera y Los Remedios, un barrio este último que ha experimentado un sorprendente proceso de rejuvenecimiento durante los últimos años.

Estas cifras han hecho saltar la alarma en Cáritas y los servicios sociales municipales. Además de la ayuda a domicilio, el delegado de Bienestar Social y Salud, Juan Manuel Flores, opina que hay que buscar «otros modelos habitacionales» diferentes a las residencias, cuya oferta de plazas públicas es muy inferior a la demanda.

Cualquier actuación pública en este campo se enfrenta, sin embargo a un parque de viviendas tan envejecido como el de Sevilla. Más de la mitad se construyó entre 1951 y 1980 y muchos de ellos son bloques sin ascensor. Los constructores no previeron que la población envejecería y que esos pisos se convertirían en cárceles para sus inquilinos.

Pisos-cárceles

De eso saben mucho los voluntarios de Cáritas, que visitan a muchos mayores de distintas zonas de la ciudad que no pueden bajar las escaleras de su bloque. «Están atrapados», comenta a ABC Pilar Galindo, técnica de esta organización sin cuya ayuda muchos mayores sevillanos a duras penas podrían sobrevivir.

«Tenemos muchos casos de mayores que tienen la relación rota con la familia, o que aun manteniéndola, por conflictos entre los hijos, no los atienden ni en el cuidado general de la vivienda ni en su higiene personal», asegura. A menudo los mayores necesitan los mismos o mayores cuidados que los niños. «Intentamos facilitar el aseo personal cambiando bañeras por duchas y evitar accidentes cambiando cocinas de gas por vitrocerámica, porque el tema del gas para calentar leche está resultando, en la práctica muy peligroso».

Para evitar frecuentes accidentes, desde esta organización se está tratando de financiar la compra de pequeños microondas que los mayores puedan utilizar para calentar leche u otros alimentos sin encender el gas. «Desgraciadamente no disponemos de recursos para atender más que una mínima parte de los casos que conocemos», reconoce Galindo.

Cáritas tiene un servicio de servicio de ayuda a domicilio que realiza en colaboración con la fundación Cardela Spínola de lucha contra el paro, que contrata a auxiliares formadas por la propia organización de la Iglesia. Por otro lado, las parroquias de cada barrio realizan actividades de manualidades, costura, farmacoterapia, ocio, manualidades, cuidados de la alimentación y de convivencia. «Hay tantos mayores abandonados sin recursos ni ayuda a dependencia que no damos abasto con nuestra ayuda a domicilio, aunque quien tiene que responder a esa realidad consideramos que es la Administración». ABC solicitó hace varias semanas al Gobierno municipal datos sobre su actuación en este campo pero no recibió respuesta.

Galindo, que trabaja a diario con los mayores en situación de riesgo, asegura que «sólo en casos muy puntuales el Ayuntamiento establece una ayuda a domicilio con carácter de urgencia» y que «los servicios sociales hacen lo que pueden pero su respuesta no está resultando efectiva».

Se mueren antes

Cáritas critica la ralentización de todos los proyectos con mayores por la ley de dependencia y que «suponen como promedio un año y medio de espera en el curso del cual algunos se mueren». Casos como el de Jerez no suelen darse en Sevilla porque funcionan la teleasistencia y los servicios de emergencias sociales, pero Galindo advierte que «no todos los mayores tienen teleasistencia».

Para su seguimiento se apoyan mucho en los vecinos de estos mayores «que nos da aviso de si hay algún problema, aunque ése no es un metodo infalible». Si ellos no lo advierten, podrían pasar horas y días en el suelo esperando a que alguien les rescate.

Cáritas también avisa de que el problema de la pobreza energética se ceba con estos mayores por su falta de recursos. «A los que podemos les ayudamos a pagar los recibos de la luz o la bombona, pero no podemos atender ni a una pequeña parte de las necesidades que detectamos», dice Galindo.

Cáritas dispone de unos 2.800 voluntarios en toda la provincia que participan en proyectos de convivencia para paliar también la soledad de estas personas. «Hay muchos casos en San Jerónimo, Pajaritos, Amate y San Pablo —cuenta—. y hay mayores que ingresan en los hospitales y que cuando le dan el alta ya no tienen condiciones físicas para volver a casa».

Galindo cuenta el caso de muchas viudas «con pagas mínimas, a las que les da un ictus y que pierden su movilidad. Otras tienen problemas respiratorios, de corazón, de azúcar y vemos a muchos matrimonios muy mayores, uno cuidando al otro. Y el cuidador también necesita ayuda, pero no la tiene», lamenta.

Fuente: ABC Sevilla

«Lily» el reloj inteligente diseñado para ayudar a las personas mayores

Lily«Lily» es capaz de medir constantemente el estado de salud de una persona, y notificar a sus cuidadores o familiares con alertas que recuerdan la ingesta de medicamentos.

Actualmente los wearables se han desarrollado en diversas áreas para ayudar en tareas diarias, desde relojes inteligentes hasta bandas deportivas, incluso dispositivos para monitorear la ubicación de niños.

Ahora una nueva iniciativa francesa busca ayudar a las familias que deben cuidar a personas mayores que tengan algún tipo de enfermedad que les limite su independencia.

Así nace «Lily», un reloj diseñado para controlar no sólo la ubicación a través de una señal GPS, sino también signos vitales y, gracias a la integración con sensores inteligentes, también es posible crear ciertos hábitos en objetos de uso constante, como contenedores con medicamentos o comida.

El producto, que actualmente se encuentra sólo en Francia, espera ser distribuido de manera global próximamente de acuerdo a sus creadores.

A través de una aplicación disponible tanto para iOS como para Android, los familiares pueden conocer los signos vitales de la persona que utiliza el reloj, así como recibir notificaciones cuando el sensor detecta variaciones importantes en su estado de salud.

El reloj también está capacitado para detectar caídas, gracias a la inclusión de un giroscopio que detecta el movimiento brusco y los cambios inesperados de altura, generando también un aviso a los cuidadores o familiares que estén asociados al aparato.

Para el usuario, el reloj con una pantalla táctil entrega alertas y recordatorios según sus necesidades, ya sea para tomar medicamentos, comer o realizar ciertas rutinas.

Fuente: ELNUEVODIA.COM

 

 

Las personas mayores españolas continúan perdiendo calidad de vida y bienestar económico

helpageSuiza, Noruega y Suecia son los países donde los mayores disfrutan de una mejor calidad de vida, según DatosMacro/Expansión.

La población, a la vez que continúa aumentando, también está envejeciendo rápidamente. Según las predicciones para el año 2030, habrá más personas mayores de 60 años en el mundo, que niños menores de 10. De hecho, en el año 2050 habrá más de 2 mil millones de personas de más de 60 años en el planeta.

El Índice Global de Envejecimiento, que elabora desde 2013 Help Age International, clasifica a los países en un ranking según el bienestar social y económico de sus mayores. Para ello, este índice utiliza cuatro herramientas, que dirimen este nivel de vida: la seguridad de ingresos, que se refiere al fácil acceso a una pensión digna, el estado de salud, que adquiere una cierta relevancia dada la mayor fragilidad de las personas mayores en comparación con otros sectores de la población, las competencias, que hacen referencia a la inversión en empleo y educación y el entorno favorable, que ejemplifica la libertad que tienen las personas mayores para vivir de forma independiente y autosuficiente.

Los datos de este Índice arrojan que Suiza es el país donde las personas mayores gozan de un mayor bienestar social y económico, seguido de cerca por Noruega y Suecia, que a su vez supera por solo unas décimas a Alemania.

Un dato a destacar de este estudio, es que, además de Japón, los primeros 10 países clasificados forman parte de Europa Occidental y América del Norte. Por contra, Afganistán ocupa el último puesto de este ranking (96).

Por otro lado, los países de África constituyen la mitad de los países que ocupan el último tramo de esta clasificación, con puntuaciones muy bajas en lo que respecta a la seguridad de los ingresos y a la salud.

En el desglose por género, las mujeres tienen un mayor riesgo de pobreza en la vejez que los hombres. A nivel mundial, el 47% de las mujeres entre 55 y 64 años son económicamente activas, en comparación con el 73% de los hombres. Este dato podría trasladarse a las situaciones de desigualdad laboral, y por ende, salarial, que sufren las mujeres con respecto a los hombres.

Caso de España

España, por su parte, se encuentra en el puesto 25 de este ranking, y ha perdido cuatro puestos con respecto al anterior informe, por lo que las personas mayores españoles han perdido calidad de vida en estos últimos años, principalmente por el azote de la crisis económica.

La posición de España en el ranking choca frontalmente con su elevada esperanza de vida, situada en torno a los 83 años, una de las más altas del mundo.

Fuente: Expansión

Envejecer es ese derecho inalienable que tenemos todos los seres humanos a vivir más y vivir mejor

mayores cubaEnvejecer es ese derecho inalienable que tenemos todos los seres humanos a vivir más y vivir mejor. En un contexto donde aumenta cada día el número de personas adultas mayores; es evidente la necesidad de prestar mayor atención a las oportunidades que conlleva este proceso demográfico, señaló el doctor Humberto Arencibia, presidente de la Sociedad cubana de Geriatría y Gerontología, en la apertura del Coloquio Internacional El derecho de las personas mayores en el mundo.

Celebrar esta cita en Cuba –organizada por la Federación Internacional de las Asociaciones de Personas Mayores (Fiapa) y el Centro de Investigaciones sobre el Envejecimiento, Longevidad y Salud del Adulto Mayor de Cuba (CITED)–, constituye para Alain Koskas, presidente de la Fiapa, una oportunidad para establecer una rica plataforma multidimensional, capaz de propiciar el intercambio de prácticas y experiencias, a partir del modelo cubano de la atención a los adultos mayores y la realidad de ser uno de los países de América Latina y el Caribe con una de las tasas más altas de envejecimiento.

Sobre los desafíos de una nueva vejez, se dirigió a los presentes, Edilia Camargo, de la Red continental de personas mayores de América Latina y el Caribe, quien subrayó que el sueño de esta organización es convertirse en una plataforma regional de las asociaciones nacionales trabajando en red. «Necesitamos la adhesión del mundo, y esta reunión en Cuba quiere que a partir de estos momentos todo el Caribe se una a este llamado. Juntemos fuerzas sin miedos en un movimiento social liderado por personas de edad, luchando por generar y obtener políticas inclusivas, y no solo para las personas mayores, sino para todos, contra el maltrato financiero, contra la imagen perversa de una vejez discapacitante y descartada del mundo del trabajo y de la economía», dijo.

Por su parte la doctora Teresa Orosa Fraíz, presidenta de la Cátedra del Adulto Mayor en Cuba invitó a «trabajar todos por una nueva cultura gerontológica, libre de discriminación y paternalismo; y por la comprensión del envejecimiento como ese largo proceso de cambios desde que se nace, y la vejez como auténtica etapa del desarrollo humano. Promovamos también la comprensión de la diversidad, pues las personas mayores no constituimos una población homogénea, y solo requerida de cuidados y discapacitada. Las personas mayores constituimos la memoria histórica viva de nuestros pueblos, y es nuestro derecho y deber contribuir y aportar también a ese mundo mejor».

Al referirse al contexto cubano, como parte de la mesa redonda Situación de las personas mayores en Cuba y el mundo. La construcción de una sociedad para todas las edades, el doctor Alberto Fernández Seco, jefe del Departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública mencionó como el mayor de los desafíos que tenemos todos, no solo el sector de la salud, el tema de los cuidados. «Hoy se asume fundamentalmente por el sistema sanitario a partir de las casas de abuelos (276) y hogares de ancianos (148), donde se han implementado nuevas modalidades como las casas para personas con demencia, orientadas a apoyar en el cuidado y la estimulación cognitiva de estas personas».

Enfrentar los cuidados en un grupo poblacional que se incrementa, y hoy suma el 19,8 % de la población cubana; donde no solo aumentan las personas de 60 años, sino las mayores de 75, es un escenario de gran complejidad, subrayó Fernández Seco.

Fuente: Gramma

 

La primavera mejora el ánimo en los mayores y disminuye el riesgo de patologías respiratorias

primavera• Con el cambio estacional es aconsejable adaptar la alimentación a los productos de temporada

• Ingerir alimentos ricos en vitaminas, sales minerales, fibra y líquidos, como frutas, verduras y hortalizas, ayuda a mejorar el ritmo intestinal

La mejora de las temperaturas provoca una disminución del riesgo de patologías respiratorias y esto es positivo para el estado de salud de las personas mayores. El cambio estacional resulta beneficioso para la gran mayoría de los mayores.

“Aunque la primavera suele asociarse a alergias o a la denominada astenia primaveral –que se caracteriza por síntomas como somnolencia, irritabilidad, cansancio y apatía- el cambio de estacional trae muchos efectos beneficiosos sobre la salud de los mayores”, afirma David Curto, jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores.

La ampliación de las horas de luz y las temperaturas suaves son dos factores que potencian los efectos beneficiosos. “Es muy positivo para los mayores realizar actividades al aire libre, siempre que lleven la protección térmica adecuada. Aunque las actividades se realicen en el interior, también pueden aprovechar la luz natural”, añade el doctor Curto.

Adecuar la dieta a los alimentos de temporada

Es importante adaptar la alimentación y otros hábitos, como el sueño y el ejercicio, para sacar el máximo partido a estos efectos positivos. Las personas mayores pueden seguir una serie de rutinas de alimentación concretas para potenciar los efectos saludables de la primavera.

  • Tomar alimentos de temporada. “Al tratarse de productos que han crecido de forma natural sin necesidad de utilizar productos convervan mejor sus propiedades nutricionales y mantienen su aporte de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales”, indica el doctor Curto.
  • Ingerir alimentos ricos en vitaminas, sales minerales, fibra y líquidos, como frutas, verduras y hortalizas, ayuda a mejorar el ritmo intestinal.
  • Evitar comidas muy calóricas, como carnes o embutidos que son ricos en grasas.
  • Cambiar las sopas y pucheros más típicos del invierno por caldos, cremas frías o gazpacho.
  • Tener cuidado con los huevos, salsas y mahonesas, ya que con el aumento de las temperaturas se incrementa el riesgo de intoxicaciones alimentarias.
  • Mantener un buen nivel de hidratación, con una ingesta de un mínimo de 8 vasos de agua.

Poca astenia primaveral pero cuidado con las alergias

A pesar de las mejorías derivadas de la llegada de la primavera también hay que estar alerta y prevenir, en la medida de lo posible, los riesgos estacionales más frecuentes. “La astenia suele afectar a personas más jóvenes, entre 22 y 55 años, pero la alergia es una dolencia que afecta a cualquier edad. Picor en los ojos, congestión nasal, lagrimeo y tos son los síntomas más comunes. Y algunos se magnifican por la alta prevalencia de la sequedad ocular”, comenta el doctor Curto.

A la hora de tratar las alergias hay que prestar especial atención a los medicamentos que ya toma el mayor, ya que la mayoría de personas de edad avanzada se medican de forma habitual y podría darse algún efecto secundario fruto de la mezcla farmacológica.

 

 

 

Doro fomenta la independencia entre las personas mayores

DORI¿Cómo pueden vivir las personas mayores de forma más independiente y segura en sus propios hogares durante más tiempo? La respuesta está en la oferta del portfolio de asistencia Care, de Doro, compañía líder en soluciones digitales para la asistencia social especialmente diseñadas para las personas mayores o aquellas que poseen algún tipo de diversidad funcional, que ofrece soluciones efectivas y extremadamente fáciles de usar en respuesta a esta cuestión de urgencia. Vivir en casa es importante, pues esto significa más independencia, movilidad, mejor salud y, en general, una mayor y mejor calidad de vida.

Doro permite a los usuarios salir de su casa para dar un paseo o para visitar a sus amigos y familiares, infundiéndoles seguridad. Con un dispositivo Doro, saben que si ocurre algún imprevisto, obtendrán la ayuda y el apoyo que necesitan igual que si estuvieran en su propia casa.

Según el estudio realizado por el Instituto de Berlín, “Futuro demográfico de Europa”, la población europea está envejeciendo a razón de dos días por semana, y pronto el grupo de personas de más de 65 años superará al de los de menos de 20. Mientras en 1950 la población europea tenía una media de edad de 31 años, en 2005 la cifra se situaba en los 38 años y los pronósticos indican que es muy probable que aumente a 48 años en 2050. Ante esta situación, todas las naciones europeas han comenzado a abordar los desafíos que implica este cambio demográfico.

Pero, ¿qué significa esto exactamente para la población senior? Las personas mayores desean mantenerse móviles, así como física y psicológicamente activas, pues esto mejora su bienestar. Sin embargo, al mismo tiempo quieren sentirse seguros. La tecnología moderna ayuda a cumplir este deseo. Doro quiere que todos sus clientes se beneficien de su exclusiva oferta de soluciones Care, que permite que las personas mayores puedan llevar una vida activa y móvil, sin importar su edad.

Doro, el proveedor de tecnología móvil para seniors líder del mercado, traslada su experiencia y know-how para implementarlo en su portfolio de Care. Varios productos dentro de esta gama incorporan funciones mejoradas y permiten las conexiones a centros y servicios de alarma. La oferta Doro Care se trata de una completa familia de soluciones que sitúan a las personas mayores en posición para vivir de manera más independiente. Dentro de las soluciones de atención y asistencia, Doro incorpora funciones que abarcan desde alarmas a temporizador de seguridad, la funcionalidad «¿Estás bien?», así como el rastreo y el geoposicionamiento. Varios de los teléfonos móviles Doro pueden conectarse al activador de alarma Bluetooth, Doro 3500, para contactar con los centros receptores de alarmas locales en caso de emergencia.

Estas funciones están disponibles en varios teléfonos móviles de Doro, tales como:

· El último Doro Secure 628, un teléfono móvil fácil de usar que incluye texto grande, teclas separadas y sonido alto y claro. Ofrece SMS, teclas de memoria directa y una cámara de 2 MP con flash y fácil de usar.

· Doro Secure 580IP, un móvil duradero y resistente al agua (IP54) que ofrece la posibilidad de llamar a cuatro contactos predefinidos. Cuenta con cuatro teclas de marcación directa, recepción de SMS, sonido extra alto y claro, y es compatible con audífonos (HAC).

· Doro Alarm Application (DAA). Esta aplicación de alarma permite que los smartphones Doro, como los modelos Doro Liberto® 825 y Doro 8030, sean compatibles con los Centros de Recepción de Alarma.

· Doro Secure® 480, un reloj de pulsera que incorpora sofisticadas capacidades de seguimiento y comunicación para mejorar la seguridad del usuario. Si la persona está angustiada o necesita ayuda, puede activar fácilmente una alarma concectada al centro receptor de alarmas. Este dispositivo es enormemente útil para los seniors que quieren mantenerse activos y para aquellas personas mayores que sufren alguna diversidad funcional.

Robert Puskaric, CEO de Doro Group, comenta: «El cambio demográfico que se está produciendo requiere nuevas maneras de prestar asistencia social. La tecnología inteligente de Doro para las personas de la tercera edad que desean vivir en sus hogares permite más movilidad gracias al know-how de nuestro portfolio de consumo; al integrar ambas áreas encontramos una combinación perfecta».

«Nuestra visión es contribuir y fomentar que las personas de todas las edades puedan tener una vida autónoma y segura con la ayuda de nuestras soluciones y dispositivos. Es por eso que les ofrecemos un botón de asistencia con posicionamiento GPS”, explica Larry Bensadon, director general de Doro para España Portugal e Israel. “Todos nuestros dispositivos tienen un sonido alto y claro y son compatibles con audífinos, además de ofrecer ajuste de frecuencia. Su diseño ergonómico y botones físicos facilitan su uso. Además, nuestros dispositivos están equipados con una gran tecla de marcación rápida, interfaces de usuario fáciles e intuitivas y por último, pero no menos importante, un soporte de carga para facilitar la carga del dispositivo. Todas estas funciones son parte del ADN de Doro».

Fuente: EL MUNDO FINANCIERO

Etiquetas
@dependencia2_0
Las noticias de Dependencia Social Media