demencia

¿Y a nosotros quien nos escucha? presentación de la asociación AGAM

Presentación AGAMEl próximo 11 de diciembre a las 18:00h en el Palau Macaya de Barcelona tendrá lugar la presentación de la asociación de ayuda a las personas mayores con enfermedades mentales, AGAM.

AGAM es una nueva entidad de iniciativa social sin ánimo de lucro, que tiene como fin ayudar a las personas mayores con enfermedades mentales, mediante formación de profesionales del ámbito socio-sanitario y la creación de proyectos innovadores en el sector de la Dependencia. Nace de la ilusión y perseverancia de profesionales del sector asistencial, para ayudar a mejorar la calidad de vida de estas personas.

Entre los objetivos fundamentales de AGAM se encuentran promover una plataforma para difundir el conocimiento del sector de las personas mayores con enfermedad mental, tan olvidado por la sociedad. Proporcionar servicios de consultoría, y supervisión de casos para la ayuda a los centros o personas mayores con enfermedad mental, que necesiten orientación hacia necesidad de recursos, documentación, actividades, etc. Para llevar a buen término este objetivo es muy importante el conocimiento de la realidad que viven estas personas: cómo tratar los problemas cotidianos, sus reacciones, etc.

AGAM tampoco olvida la formación de los trabajadores que atienden a enfermos mentales en su día a día, ayudarles en sus conflictos, dudas y resoluciones.

Los pilares fundamentales en que se apoyan los objetivos de AGAM son la formación en los centros, para sensibilizar al personal asistencial de las características diferenciales de las personas con enfermedades mentales. Las mejoras organizativas en los centros que permitan el mejor aprovechamiento de los recursos disponibles y su adaptación a las enfermedades mentales. Y, sin dejar de lado, la consultoria y asesoría a los centros que lo requieran.

La presentación de AGAM será el próximo día 11 de diciembre a las 18:00h en el Palau Macaya de Barcelona (Passeig Sant Joan, 108).

EL CRE Alzheimer Salamanca organiza: “Avanzar en atención centrada en las personas con demencia. Protección de la intimidad”

ndvideo_crea

(Formación mixta)

Presencial: 24 de septiembre de 2018

Online: Del 25 de septiembre al 28 de octubre 2018

* Únicamente se requerirá una inscripción para la realización de este curso de modalidad mixta.

Objetivos

· Presentar la intimidad como un elemento clave en la ACP y derecho a proteger.

· Sensibilizar sobre la importancia de reconocer y respetar la intimidad en las personas con un deterioro cognitivo grave.

· Identificar elementos y recomendaciones para proteger la intimida corporal.

· Identificar elementos y recomendaciones para proteger la confidencialidad.

· Identificar las situaciones de mayor vulnerabilidad o complejidad.

Contenidos

1. Intimidad, elemento clave para el buen trato y la atención centrada en la persona.

2. Intimidad: conceptos y dimensiones.

3. Buena praxis para proteger la intimidad en el cuidado cotidiano a las personas con demencia. Elementos clave y recomendaciones.

1. Intimidad corporal.

2. Confidencialidad.

3. Situaciones de especial vulnerabilidad o complejidad.

Ponente

Teresa Martínez Rodríguez
Dra. Ciencias de la Salud. Psicóloga experta en ACP (acpgerontologia.com)

Destinatarios

Profesionales, cuidadores y personas interesadas en la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

Fecha y lugar

· Modalidad presencial: 24 de septiembre de 2018.

· Modalidad online: del 25 de septiembre al 8 de octubre de 2018.

· Instalaciones del CRE de Alzheimer de Salamanca.

Temporalización

Horario: 09:30 a 11:30 horas

Inscripción: 10 de septiembre 2018

Coordinación

Responsable de formación del Imserso en el CRE de Alzheimer de Salamanca: info@crealzheimer.es

 

 

El riesgo del uso inadecuado de fármacos para las personas con demencia fue abordado en la Jornada Técnica sobre “Sujeción química en centros residenciales” celebrada en Elizondo

IMG-2985• La jornada sirvió para conmemorar el 80 Aniversario de la fundación del Centro Hospitalario Benito Menni de Elizondo (Hermanas Hospitalarias)

• La adopción de los criterios CHROME es posible gracias a un programa de trabajo específico desarrollado por la Fundación Maria Wolff, y puede acreditarse mediante un proceso puesto en marcha por CEAFA

• ANADP, la Agencia Navarra para la Autonomía y Desarrollo de las Personas, quiere impulsar un nuevo modelo de atención centrado en la persona, primando el mantenimiento de la dignidad, la autonomía personal y la calidad de vida de las personas con demencia

Hoy se ha celebrado en Elizondo, Navarra, la Jornada Técnica sobre “Sujeción química en centros residenciales”. La jornada ha servido para conmemorar el 80 Aniversario de la fundación del Centro Hospitalario Benito Menni (Hermanas Hospitalarias) de la capital baztanesa y ha sido organizada conjuntamente con AFAN (Asociación de Familiares de Alzheimer de Navarra), CEAFA (Confederación Española de Azheimer), Fundación Maria Wolff y con la colaboración de ANADP (Agencia Navarra para la Autonomía y Desarrollo de las Personas).

La jornada comenzó con la presentación y bienvenida a los asistentes por parte de Cheles Cantabrana, presidenta de CEAFA y de Miryam Zabalza Goñi, directora del Centro Hospitalario Benito Menni, para posteriormente dar paso a la mesa redonda “Entorno residencial y sujeción química”.

En la mesa redonda, el doctor Manuel Martín Carrasco, del Centro Hospitalario Benito Menni, abordó el concepto de sujeción química que se refiere a la utilización de fármacos para limitar la libertad de las personas sin que exista una indicación médica para ello. El doctor Martín Carrasco puso algunos ejemplos de cómo, en ocasiones, existe en los centros una conveniencia organizativa que prima sobre las necesidades de las personas atendidas y “en el campo de las demencias, puede ser preferible para la institución que una persona afectada permanezca sentada largas horas, no grite al pedir atención, no deambule o que pase en la cama por la noche muchas horas, aunque sus necesidades de sueño no sean tan elevadas”.

Manuel Martín Carrasco añadió que, “el 90% de las personas con demencia pueden presentar en algún momento de su evolución uno o varios de los denominados síntomas psicológicos y conductuales de la demencia, y su tratamiento puede requerir el empleo de psicofármacos, las sustancias más empleadas habitualmente para la denominada sujeción química”.

 

Riesgo del uso inadecuado de fármacos en las personas afectadas por demencia

Según comentaron los participantes en la mesa redonda la utilización inadecuada de psicofármacos se relaciona con una serie de resultados adversos para la persona afectada de demencia, entre los que cabe destacar un aumento de la mortalidad por eventos cardiovasculares, aumento de caídas, deterioro cognitivo, inmovilidad, síndrome confusional y deterioro de la calidad de vida. Actualmente hay un alto grado de evidencia sobre los riesgos que el uso inadecuado de estos fármacos conlleva, en especial en el caso de las benzodiacepinas de vida media larga y, sobre todo, de los antipsicóticos.

La familia, colaborador fundamental en la asistencia

En su intervención, Idoia Lorea de AFAN, resaltó la importancia del papel que juegan las familias de las personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, dado que en la medida que la persona afectada va perdiendo su capacidad de decidir por sí misma, es la familia la que participa en el proceso de toma compartida de decisiones en el que se basa una prescripción de calidad. En este sentido, manifestó que “el papel de la familia no solo no disminuye con la admisión en un centro residencial, sino que se acrecienta, y los nuevos modelos asistenciales le otorgan un papel de colaborador fundamental en la asistencia. Sería muy interesante que existiera un protocolo ante el ingreso en una residencia, tanto para la persona con la enfermedad como para los familiares y profesionales. En definitiva es muy buena noticia que se vayan implantando estos criterios Chrome, pero es necesario que existe una formación de todos los agentes implicados en la atención al enfermo, porque esa formación va a hacer que cambie la actitud y este cambio de paradigma necesita de tiempo para interiorizarlo, y es fundamental la comunicación entre todos los agentes para que sea posible dar este cambio”.

Criterios CHROME para reducir las sujeciones químicas

Por su parte, Javier Olazarán de la Fundación Maria Wolff incidió que “en este contexto, y dado el creciente número de personas afectadas por demencia en nuestro país, resulta tremendamente importante realizar una prescripción adecuada de estas sustancias, y con esta finalidad se desarrollaron los criterios CHROME (Chemical Restraints Avoidance Methodology), elaborados por un panel de expertos coordinado por la Fundación Maria Wolff con el objetivo de reducir las sujeciones químicas en las personas con demencia que viven en residencias y de promover una prescripción de psicofármacos de calidad, dentro de un marco legal y ético”.

La clausura de la jornada correspondió a Mª Carmen Maeztu, subdirectora de Valoración y Servicios de ANADP (Agencia Navarra para la Autonomía y Desarrollo de las Personas) y Aurora Lozano, presidenta de AFAN. Mª Carmen Maeztu comentó que  “tenemos que aunar esfuerzos y recursos profesionales y asistenciales para desarrollar la autonomía de las personas que están en proceso de declive. Hay que dejar hacer a la persona lo que pueda hacer por sus propios medios, pero estar siempre ahí para ayudar sin menoscabar la dignidad de la persona. La práctica y uso inadecuado de fármacos conlleva un alto riesgo y está en contradicción con el nuevo modelo de atención centrada en la persona que queremos impulsar y que prima el mantenimiento de la dignidad, autonomía personal y la calidad de vida de las personas con demencia en la fase residencial de atención. Desde la administración estamos dispuestos a poner todos los recursos necesarios, y tenemos que tener un papel fundamental en la conciencia para conseguir este cambio”.

Aurora Lozano despidió a los asistentes “agradeciendo la oportunidad de participar en un tema de tanta trascendencia ya que un momento clave, por difícil, en la vida del familiar cuidador, es tomar la decisión de ingresar al enfermo en una institución. Constatar la preocupación por el respeto a la dignidad y autonomía de la persona afectada, supone un gran alivio”.

La música ayuda a las personas que viven con alzhéimer a expresar sus emociones

sanitas_alzheimer• Diferentes estudios corroboran la capacidad de la música para conectar y tratar a personas que viven con alzhéimer

• Cuanto mayor es el deterioro cognitivo provocado por la demencia, mayores son los beneficios de la música en los pacientes

• Uno de cada cuatro hogares se ve afectado por un familiar con esta enfermedad

La música es una de las terapias de intervención que mejores resultados ofrece en las personas con demencia. Numerosos estudios científicos han constatado que las emociones están presentes y son rescatables a lo largo de toda la enfermedad de Alzheimer. Esta es una de las enfermedades crónicas con mayor prevalencia en España: al menos uno de cada cuatro hogares se ve afectado por un familiar con esta enfermedad, CEAFA estima en 1,2 millones las personas que viven con demencia, sin contar el 30 o 40% de la población que todavía no ha sido diagnosticada, según la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Ante este escenario, los profesionales sanitarios llevan más de una década valorando soluciones complementarias a la terapia farmacológica tradicional en las personas mayores con deterioro cognitivo. Entre estas nuevas opciones, los estudios destacan fundamentalmente el papel de las terapias musicales “por su alta efectividad, su amplio alcance y su gran adaptabilidad a las distintas fases del alzhéimer”, explica David Curto, Director Asistencial de Sanitas Mayores.

Más allá de las investigaciones, lo que se ha comprobado en las residencias de Sanitas Mayores son los múltiples beneficios de este tipo de terapias en los mayores. Por un lado, “los asistentes logran expresar sus emociones por medio de la música (verbal o no verbalmente), se relacionan más y mejor entre ellos y experimentan más interacciones sociales positivas”, apunta el doctor Curto. Además, se aprecian también ciertas mejorías conductuales y psicomotrices, así como beneficios moderados a nivel cognitivo: evasión de los pensamientos rumiativos, promoción del recuerdo de algunas canciones que parecían olvidadas, mantenimiento de la atención, activación de la reminiscencia, etc.

La mayoría de estos beneficios ocurren a corto plazo, pero la mejora del estado de ánimo se mantiene en el tiempo, a veces durante varias horas después de terminar la actividad con música. “Puede no parecer gran cosa, pero resulta maravilloso si tenemos en cuenta que muchos de los asistentes no reconocen a sus familiares, ni suelen recordar lo que acaban de decir o bien han perdido la capacidad de hablar”, comenta David Curto. Precisamente, estas emociones crecen a medida que se incrementa el deterioro cognitivo, es decir, “cuanto más alto es el grado de demencia, más útil es la música para propiciar un estado emocional positivo”.

¿Por qué las personas que viven con alzhéimer pueden reconocer la música?

Recientemente, neurocientíficos del Instituto Max Planck de Neurociencia y Cognición Humana de Leipzig (Alemania) han demostrado que la música se aloja en zonas del cerebro diferentes de las áreas donde se guardan los otros recuerdos relacionados con la memoria episódica, la semántica o la autobiográfica. Es un dato que puede explicar por qué las personas que viven con alzhéimer recuerdan las canciones, pero no otro tipo de información.

“El recuerdo musical se encuentra íntimamente relacionado con las zonas subcorticales del cerebro, en concreto, con el sistema límbico, que es nuestro principal almacén y centro de regulación de las emociones”, comenta el doctor Curto. “Tener abierta la puerta al recuerdo emocional es un recurso valiosísimo para conectar con la persona que vive con alzhéimer y así mejorar su bienestar día a día, momento a momento. La música nos abre el camino para entablar una relación no verbal con la persona, para conectar con sus recuerdos más remotos y desde ahí establecer un trabajo emocional positivo que, mediante la activación de la memoria afectiva, redunde en su calidad de vida”.

¿Qué actividades específicas se pueden desarrollar?

El director asistencial de Sanitas Mayores expone que, aunque hay gran cantidad de actividades para trabajar con los mayores, el criterio para realizar unas u otras depende de la fase en que se encuentre la enfermedad de Alzheimer, las capacidades conservadas, las necesidades específicas de cada persona y sus gustos o preferencias musicales, entre otros factores.

“Cuando el deterioro cognitivo es muy avanzado, nosotros utilizamos una selección de canciones de su infancia y juventud que escuchamos con ellos para intentar conectar con sus recuerdos musicales. Si los residentes no pueden decirnos qué música les gustaba, pedimos ayuda a sus familiares para recopilar aquellas melodías significativas para cada persona. Una vez hemos conseguido la conexión, les animamos a cantar, tararear, mover los brazos, la cabeza o bailar, cada uno según sus capacidades concretas”, explica David Curto.

Además de esta actividad, cuando los residentes tienen un deterioro cognitivo leve o moderado, el doctor propone “retarles a recordar un tramo de la letra, el título de la canción o el nombre del cantante, así como animarles a reactivar momentos importantes de su vida en los que han escuchado esta canción y lo que sintieron en aquella ocasión”.

La innovación en demencia pasa por el uso de las nuevas tecnologías para el cuidado y tratamiento de las personas que viven con alzhéimer

SANITAS_demencia e innovación (4)_lw• Cada tres segundos una persona en el mundo desarrolla demencia. El riesgo de padecer alzhéimer se dobla cada cinco años tras cumplir los 65

• Según Andrew Ketteringham, de Alzheimer’s Disease International (ADI), federación internacional de asociaciones de Alzheimer en el mundo, son necesarios planes nacionales de demencia para hacer frente al desafío que supone esta enfermedad

• Las nuevas tecnologías permiten la mejora en los cuidados, facilitan la reminiscencia o la rehabilitación física y cognitiva, y permiten la detección y tratamiento del deterioro

• La relación entre las demencias y la ausencia de actividad física, la necesidad de abordar el diagnóstico del alzhéimer desde edades más tempranas o el abordaje de su estudio desde la colaboración entre distintos campos son algunos de los temas destacados en la mesa de tendencias médicas

En España, uno de cada cuatro hogares españoles se ve afectado por el alzhéimer, según datos de la Fundación Sanitas. En total, más de 1,2 millones de personas en España viven con esta enfermedad. En este escenario, Sanitas ha celebrado hoy una jornada que apuesta por continuar innovando en demencia para mejorar la calidad de vida de las personas que viven con alzhéimer y también para explorar nuevos tratamientos y métodos diagnósticos.

Ha inaugurado la jornada Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas, que ha destacado el compromiso de Sanitas con el cuidado de las personas que viven con demencia desde el abordaje de la persona es lo primero. Es decir, “poner el foco en las necesidades de la persona y no en la enfermedad”. En este sentido, Sanitas apuesta por el cuidado sin sujeciones, hoy el 89% de los centros de la red de la compañía están acreditados como libres de sujeciones, “menos de un 1% de nuestros residentes usan sujeciones frente a la media española, que se sitúa en más del 20%”, ha comentado Iñaki Ereño.

Andrew Ketteringham, tesorero de la Alzheimer’s Disease International (ADI, por sus siglas en inglés) ha puesto en relieve la situación de esta enfermedad a nivel mundial, según datos de la organización, cada tres segundos, una persona en el mundo desarrolla demencia. En términos económicos, en 2018 supone un coste de un billón de dólares en todo el mundo y subirá a dos billones en 2030. “Es muy importante que se desarrollen planes nacionales contra esta enfermedad. La demencia debe ser una prioridad de salud pública. En la actualidad, 32 países tienen vigentes planes gubernamentales y 16, entre los que se encuentra España, los van a instaurar en 2018. El objetivo que perseguimos es que 146 países tengan aplicadas en 2025 políticas nacionales contra esta enfermedad, es decir el 75% de los países miembros”, explica Andrew Ketteringham, tesorero de ADI.

Soluciones digitales para los cuidados

La jornada ha contado con la presencia de Yuri Quintana, PhD de Harvard Medical School, quien ha hablado de su papel en la creación de soluciones tecnológicas de digitales para mejorar la calidad de vida de quienes viven con demencia y sus cuidadores. “En Boston hemos desarrollado una aplicación para mayores con InfoSAGE (Information Sharing Across Generations) que se integra en los altavoces inteligentes y la inteligencia artificial de Amazon Alexa. Esta permite que las familias se involucren en mayor medida en los tratamientos, respetando la independencia de la persona con demencia”, ha afirmado Quintana.

Sobre este punto, Yuri Quintana ha subrayado la necesidad dar cierto espacio a las personas mayores. Los pacientes manifiestan que quieren contar con el cuidado de su familia, pero también mantener el control sobre las decisiones sobre su cuidado.

Juan Monzón, cofundador y consejero delegado de Exovite, empresa dedicada a la investigación en el ámbito de la TeleRHB, eHealth y mHealth, ha puesto de manifiesto “cómo la realidad virtual, entre otras tecnologías, ayuda a trabajar la reminiscencia al traer de vuelta recuerdos positivos gracias a la creación de bancos de recuerdos personalizados. De esta manera, propone algunas soluciones como las visitas virtuales de Google Street View o vídeos 360 para facilitar al paciente el proceso de reminiscencia o búsqueda de sus recuerdos”.

Por su parte, Pablo Gagliardo, director de Desarrollo de Negocio de Rehametrics, un software de rehabilitación para tratar lesiones físicas y cognitivas por daño cerebral, enfermedades neurodegenerativas y envejecimiento, ha explicado cómo la rehabilitación virtual ayuda al paciente. “Trabajamos la motivación a través de técnicas de gamificación, no solo en un entorno clínico sino en cualquier entorno asistencial, por supuesto, también en el propio hogar del paciente. Así conseguimos que se complete la totalidad del plan de tratamiento pautado por el profesional de una forma ágil”, afirma Gagliardo.

Javier Mínguez es co-fundador de Bitbrain Technologies, una empresa aragonesa que nació como spin-off de la Universidad de Zaragoza. Durante la comparecencia ha destacado cómo la neurotecnología puede ser parte importante en detección y tratamiento del deterioro cognitivo. “A través de las nuevas soluciones podemos saber si las sesiones de rehabilitación van a tener resultado o si el paciente ha alcanzado el límite de saturación”.

Nuevas tendencias en innovación médica

La segunda mesa de la jornada ha versado sobre innovación médica. María José Gil, del servicio de Neurología del Hospital Universitario de Torrejón ha explicado cómo “el riesgo de padecer alzhéimer se dobla cada cinco años tras cumplir los 65”. Ha advertido también sobre algunos de los factores de riesgo relacionados con el alzhéimer, como las enfermedades cardiovasculares. La doctora ha incidido en la importancia de “prevenir el deterioro cognitivo incluso en edades muy tempranas. Además es importante hacer estudios en pacientes asintomáticos, en torno a los 45 años, porque la enfermedad aparece mucho antes que los síntomas”.

Carmen Terrón, del servicio de Neurología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, ha expuesto la relación entre la ausencia de actividad física y el deterioro cognitivo. “En España, un tercio de la población no realiza actividad física y este es el factor de riesgo más potente de desarrollo de alzhéimer en nuestro entorno”. Según la doctora, “los ancianos, de entre 70 y 80 años, que se han mantenido físicamente activos en los cinco años previos podrían tener un 40% menos de posibilidades de desarrollar alzhéimer”.

Mª Ascensión Zea Sevilla, del Área Neurología de la Fundación CIEN, ha centrado su exposición en los marcadores para el diagnóstico precoz de enfermedades neurodegenerativas. “El alzhéimer está asociado al riesgo cardiovascular y se manifiesta 15 años antes de que aparezcan los primeros síntomas”. A través del Proyecto Vallecas, desde la Fundación CIEN realizan un estudio para definir un método de diagnóstico precoz de la enfermedad a mayores de 70 años.

David A. Pérez Martínez, jefe del servicio de Neurología del Hospital Universitario 12 de Octubre, ha comentado el mejor abordaje del tratamiento de la enfermedad desde el ámbito hospitalario en colaboración con otras instituciones. Ha recordado que “es necesario implementar un sistema bien codificado para interpretar bien los casos de los pacientes y medir los resultados porque potenciará la investigación”. El doctor ha comentado que “la accesibilidad al sistema y a las consultas es fundamental” para obtener los datos necesarios.

Ha cerrado la jornada Domènec Crosas, director general de Sanitas Mayores, que ha puesto el foco en el compromiso de Sanitas y de Bupa, su grupo matriz, en la creación de sociedades inclusivas con las personas que viven con demencia. “Tenemos la obligación de mirar al futuro y de apostar por la innovación, pero también de dar respuesta a las necesidades de las personas que hoy viven con demencia y sus familias”, ha afirmado Crosas. “Estamos en una era en la que las oportunidades de la tecnología en el cuidado y la atención a las personas son mayores que nunca. Seamos valientes, seamos abiertos, y aprovechémoslo”, ha concluido Domènec Crosas.

El SEPAD suprimirá la limitación para ingresar a mayores de 60 en los centros de discapacidad intelectual

mayores madridEl Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (SEPAD) eliminará la restricción de ingreso en un centro residencial especializado a personas mayores de 60 años con discapacidad intelectual.

La Junta toma esta decisión tras el reciente fallo del Tribunal Constitucional en el que se reconoce la inconstitucionalidad de la orden de la Comunidad de Madrid, que en uno de sus artículos establece como límite los 60 años para que las personas con discapacidad intelectual puedan acceder a un recurso residencial especializado.

El Ejecutivo extremeño entiende que va a poder modificar con todas las garantías jurídicas la actual normativa que regula el acceso, ya que el TC declara que la disposición vulnera el derecho fundamental de la persona a no ser discriminada por razón de edad y de discapacidad.

Acuerdo con las entidades

Se trata de una de las medidas acordadas con el movimiento asociativo representativo de personas con discapacidad y que se plasmará en un nuevo decreto que ya se está elaborando.

La medida se enmarca en la incorporación de los criterios de arraigo de la persona con discapacidad a su entorno cercano, procurando una atención basada en la adaptación al ciclo vital de la persona y a sus necesidades individuales.

El envejecimiento de la población con discapacidad y la creación de más recursos para estas personas han hecho que esa normativa limitadora, aplicada en la mayoría de las Comunidades Autónomas, haya quedado obsoleta, según la Junta.

No obstante señala que actualmente el SEPAD no establece criterios de edad para la permanencia de las personas que ya residen en los centros residenciales de personas con discapacidad.

Fuente: eldiario.es

El Síndrome del Ocaso o ‘Sundowning’, inquietud, ansiedad o agitación en la caída del sol en las personas con demencia

sundowning-sindrome-ocaso• Tiene su explicación en un trastorno de los ritmos biológicos como consecuencia de las alteraciones cognitivas así como en una disminución de melatonina

Si al ponerse el sol, algunos mayores con demencias presentan una mayor agitación, confusión, ansiedad, irritabilidad, incluso pensamientos paranoicos o alucinaciones, no es nada extraño. Se trata del denominado “Síndrome del Ocaso” o “Sundowning” y es, según los expertos, un fenómeno muy común en pacientes con Alzheimer. Sus alteraciones cognitivas trastornan su reloj biológico interior, provocando que no reconozcan la hora de dormir o despertarse. Además, segregan menos melatonina, responsable de la regulación de los ritmos del sueño. Reducir el nivel de ruido, una mayor exposición a luz natural, evitar dormir por el día, la actividad física o la rutina, son algunas de las claves que recomienda Conchita García, doctora de la Dirección Asistencial de Sanitas Mayores para prevenir o superar el Sundowning.

Según un estudio de la publicación médica The American Journal of Psychiatry, este síndrome es más frecuente de lo que creemos y constituye uno de los fenómenos más comunes que ocurren en la medicina geriátrica. Puede definirse como un episodio adverso psicológico conductual, presentado por algunos enfermos con demencia y Alzheimer, que se vuelven particularmente inquietos, agresivos y agitados por la tarde y al anochecer.

Uno de los factores más importantes que lo provocan es la alteración de los ritmos biológicos, o ritmos circadianos, del enfermo. “Los ciclos de sueño, que en una persona sin alteraciones cognitivas se repiten de forma cíclica y natural regidos por nuestro reloj biológico interior, no se dan con la misma  regularidad en enfermos con demencia.  Ellos carecen de ese ‘aviso’ natural que nos da nuestro cuerpo y que nos dice cuándo debemos dormir y cuándo despertar”, explica el Conchita García.

Asimismo, añade, que uno de los responsables de la regulación de los ritmos de sueño en los humanos es la melatonina. Esta hormona es segregada por la glándula pineal, que se encuentra claramente disminuida en enfermos con demencia.

Cuando se acerca la hora de dormir, las personas que padecen este síndrome presentan agitación y comportamientos como tirar, coger o manosear objetos. Pueden pronunciar monólogos o provocar discusiones animadas y subidas de tono. También es común la confusión y desorientación que conduce a un estado de miedo y ansiedad, irritabilidad, ira, apatía y depresión. Asimismo, son frecuentes las llamadas conductas deambulatorias y un aumento de la actividad nocturna, desencadenando insomnio durante la noche que, posteriormente, condiciona un estado de somnolencia diurna. Otras manifestaciones clínicas pueden ser el pensamiento paranoico y las alucinaciones.

Tratamiento y prevención

La doctora apunta algunas medidas para afrontar el Sundowning:

  • Medidas ambientales: por la noche, una correcta iluminación nocturna más tenue así como reducir paulatinamente el nivel de ruido del lugar y poner música relajante. Por la mañana, iluminación creciente, especialmente, a partir de las 6 y las 9, para ayudar al paciente en la reorientación.
  •  Medidas de planificación: la restricción del sueño durante el día puede mejorar el sueño nocturno. Se puede mantener a la persona ocupada mediante actividades simples, repetitivas, que no supongan mucho esfuerzo. También es recomendable proporcionar técnicas de higiene del sueño y supervisar al paciente en la noche.
  •  Medidas farmacológicas: el tratamiento farmacológico se ha centrado en corregir las deficiencias en la regulación del ritmo circadiano.
  •  Medidas médicas: las dificultades para conciliar el sueño o el mantenimiento de la agitación y conducta perturbadora, puede generar dolencias físicas, o problemas médicos del paciente. Incontinencia urinaria y fecal, alteraciones sensoriales, inmovilismo, labilidad emocional, ansiedad, dolor y deshidratación. El tratamiento y seguimiento médico adecuado y una correcta supervisión supondrán un abordaje eficaz del tratamiento.
  •  Medidas nutricionales: estados de desnutrición pueden precipitar situaciones de agitación. La revisión dietética, restricción de dulces y de consumición de cafeína, una conveniente hidratación y aporte proteico son de vital importancia. Es muy recomendable convertir las comidas en un hábito y crear una rutina.

 

 

 

La obesidad favorece el desarrollo de la demencia en personas mayores

Close up of three obese fat men of the beachLa obesidad favorece el desarrollo del deterioro de «algunas funciones mentales superiores, sobre todo cuando se envejece», dando pie a la aparición de la demencia, según ha apuntado la presidenta de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Irene Bretón.

La obesidad abdominal, entendida como un aumento del perímetro de la cintura, «es la que más se relaciona con las enfermedades degenerativas, cardiovasculares y con el trastorno neurocognitivo», ha explicado la doctora Purificación García Martínez de Icaya, miembro de la Sociedad Española para el estudio de la Obesidad (SEEDO).

En este sentido, «el exceso de grasa que almacena el cuerpo es el contenido adiposo, y la capacidad de este se acaba», aseguró Martínez de Icaya, durante la presentación de la campaña ‘ Cuida tu peso, cuida tu memoria’.

«Cuando ya no puede más dicha grasa va a otros órganos que no están preparados para ello, como por ejemplo el corazón, hígado, riñón, y el sistema nervioso».

Por ello, «ese aumento de lípidos, de grasa ectópica, provoca alteraciones estructurales y funcionales en el sistema nervioso, lo que traduce en problemas de memoria, aprendizaje o ejecución», he aquí la relación entre «más IMC y más trastornos cognitivos en edad media», ha destacado la doctora.

También, «un reciente estudio ha mostrado que una mayor resistencia de insulina se asocia con niveles más altos de beta-amiloide, sustancia implicada directamente con el desarrollo de algunos tipos de demencia», ha explicado Irene Bretón.

Además, otro de los factores que destacan desde las dos sociedades es que las personas con obesidad pueden presentar otras enfermedades cardiovasculares asociadas que son factores que influyen de manera negativa sobre todo el riego sanguíneo cerebral, y por tanto contribuyen al deterioro.

«LA OBESIDAD, EPIDEMIA DEL SIGLO XXI»

«La obesidad en una enfermedad crónica, que se define por un exceso de grasa corporal y que tiene unos ciertos efectos negativos en todo el organismo. Está relacionada con enfermedades tales como hipertensión, diabretes, triglicéridos, cardiovascular incluso con el cáncer. Hoy en día todos relacionados la obesidad como causa de todo ello», ha explicado la doctora Martínez de Icaya.

Asimismo, califica a la enfermedad como «la epidemia del siglo XXI», pues uno de cada cinco españoles tiene obesidad.

Es mas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre 1980 y 2014, la prevalencia mundial de obesidad casi se ha duplicado.

En el caso concreto de España, casi un 40% de la población tiene sobrepeso, y obesidad, más de un 20, cifras que van aumento según la edad, ha señalado la experta.

CUIDA TU PESO, CUIDA TU MEMORIA

Por todo ello, ambas sociedades, a través la campaña ‘cuida tu peso, cuida tu memoria’, lanzan varios hábitos de vida saludables que ayudan a prevenir el deterioro; basándose en una dieta saludable y el ejercicio físico regular.

En este sentido, la doctora Nuria Vilarrasa, coordinadora del grupo de trabajo de obesidad de la SEEN, ha recalcado que «hay que cambiar el estilo de vida, llevar una dieta sana y equilibrada y para ello hay que acercarnos a la dieta mediterránea», pues «se ha visto que los pacientes que se adhieren a ella se ha empezado a asociar a menores riesgos de demencia».

Asimismo, la nutricionista ha argumentado que se debe aumentar el consumo de frutas y verduras, «intentando mantener las cinco raciones al día», fomentar las legumbres y hortalizas. Pero es importante «evitar los alimetnos con azúcares generales», donde han coincido las tres expertas en la medida del Ministerio de Sanidad en reducir la cantidad de esta en un 10 por ciento.

A su vez, ha recalcado el ejercicio físico moderado, y con ello un buen manteniendo de la hidratación. Incluso, las horas de sueño pueden influir en el deterioro, por lo que ha recomendado dormir una media de siete horas.

Además, ha subrayado en que no se debe comer delante de la televisión, pues a ingesta de comida es más rápida. Así ha relacionado el avance de las tecnologías con la obesidad, pues se «hace menos esfuerzo».

Otro de los factores que ayudan a la prevención es mantener la mente ocupada a través de juegos como el ajedrez, sudokus, idiomas; aprender idiomas; tocar instrumentos, eincluso realizar algunas actividades manuales como coser.

Fuente: Cuatro

Cuatro de cada diez personas que viven con alzhéimer se enfrentan a diario a barreras arquitectónicas

Jornada Sanitas Mayores (1)• Jornada Arquitectura e Innovación para las personas con demencia

• Solo dos de cada diez hogares de enfermos de alzhéimer disponen de accesos y zonas comunes adaptados

• Las barreras físicas provocan tristeza y agitación en las personas que viven con esta enfermedad

• El urbanismo puede contribuir a la mejora de su calidad de vida con medidas sencillas como la inclusión de señales direccionales o códigos de colores

• Los tratamientos no farmacológicos, como las salas Snoezelen o la musicoterapia, se sirven también de la adaptación del entorno

El número de personas que vive con alzhéimer en España es de cerca de 1,2 millones. En nuestro país, uno de cada cuatro hogares convive con esta enfermedad, según datos de la Confederación Española de Alzheimer, CEAFA. Sin embargo, ellos y sus cuidadores hacen frente a entornos poco amigables fuera y dentro de sus hogares. La jornada Arquitectura e Innovación para las personas con demencia, organizada por Sanitas Mayores y la Universidad Pompeu Fabra, ha reunido hoy en Barcelona a expertos internacionales con propuestas pioneras para adaptar esos ambientes a las necesidades de vivir con demencia y para aplicar la innovación médica al cuidado de estas personas.

El profesor Graham Stokes, director global de Cuidados de Demencia de Bupa, ha abierto esta jornada de debate y en su intervención ha puesto de relieve el difícil panorama al que hacen frente a diario las personas que viven con demencia y sus cuidadores. “Vivimos en sociedades cada vez más envejecidas, la realidad es que la demencia es hoy uno de los grandes retos globales de salud con 46,8 millones de afectados en el mundo. Todo esto se da en entornos cada vez más urbanizados, en grandes ciudades. Por esto, adaptar estos entornos a las necesidades de estas personas es una medida más para hacer frente a este reto”. Por otro lado, Stokes ha incidido en que “es fundamental ampliar nuestras herramientas de lucha contra el alzhéimer con la aplicación de técnicas innovadoras en el tratamiento de los síntomas de una enfermedad que, hoy por hoy, no tiene cura”.

Creación de entornos amigable con la demencia, adaptación de los espacios domiciliarios y urbanos

Hogares amigables demenciaRespecto a la necesidad de adaptación de los entornos, cabe destacar que un tercio de los cuidadores de enfermos de alzhéimer se encuentra alguna barrera física al menos una vez al día. Son datos del Estudio Sanitas Barreras físicas y Alzheimer, que afirma además que un 43% se topa con esta realidad cada vez que sale de casa. Ocho de cada diez cuidadores afirma que no detectan compromiso social para convertir nuestras ciudades en entornos amigables con la demencia.

Los ponentes han coincidido en señalar el hogar como uno de los primeros puntos de actuación. Más si se tiene en cuenta que ocho de cada diez personas que viven con esta enfermedad son cuidados en domicilios privados pero, solo dos de cada diez hogares disponen de accesos y zonas comunes adaptados.

El arquitecto Mauro Cuesta, encargado de adaptar las infraestructuras de Sanitas Mayores a las necesidades de los residentes, ha explicado las medidas a tomar para hacer del hogar un entorno amigable con la demencia. “Algunas de las medidas que es necesario tomar para adaptar el hogar pasan por considerar los criterios de proporcionales del espacio; eliminar o controlar los elementos de riesgo físico o que puedan generar situaciones de estrés; adaptar las texturas y colores de manera que se cree un contraste adecuado; adaptar espacios exteriores o de transición; facilitar la accesibilidad más allá de los requerimientos legales; elegir muebles ergonómicos con adaptación en altura; disponer de cama adaptada; o adaptar la iluminación en cuanto a intensidad y temperatura de color”, ha comentado Cuesta. “Lo fundamental es que cualquier adaptación pase por comprender las necesidades reales de las personas con demencia y la percepción que tienen estas personas a nivel visual, acústico y espacial”, ha sentenciado el experto de Sanitas.

Estas modificaciones en los hogares, tienen incidencia directa en el estado de las personas con viven con demencia. “La adaptación del entorno mejora los síntomas de la enfermedad”, afirma David Curto, jefe de Dirección Asistencial de Sanitas Mayores. “Por ejemplo, los colores llamativos pueden provocar en un enfermo episodios de estrés, por lo que es recomendable pintar la casa con tonos suaves y evitar muebles de colores llamativos. Sin embargo, aquí nos encontramos con otra barrera y es el coste de realizar estas reformas. Tres de cada diez cuidadores afirma que los espacios comunes no están adaptados por motivos económicos”, ha añadido Curto.

“Los problemas que se derivan del cuidado domiciliario de un enfermo de estas características son innumerables y suelen repercutir de manera importante, en la salud y en la calidad de vida tanto del paciente como de sus cuidadores. Adaptar el hogar tiene un impacto muy positivo en las vidas de nuestros seres queridos pero faltan recursos”, ha afirmado Paloma Ruth Guzmán de la Asociación de Familiares de personas con alzhéimer de Málaga.

Ante este panorama, la innovación y la investigación son motores de cambio. Lesley Palmer, directora de Arquitectura en el Centro de Desarrollo de Servicios para la Demencia de la Universidad de Stirling, ha presentado la aplicación IRIDIS, “la primera App que permite evaluar digitalmente cuán amigable para la demencia es su entorno y saber cómo mejorarlo”. Por su parte, María José Moreno, de la Fundación Aubixa, ha compartido los avances en el proyecto de “un foro permanente para el diseño innovador de un entorno urbanístico inclusivo y comunicativo adaptado al envejecimiento, así como la creación de un banco de conocimientos y recursos destinados a esta materia”.  “A veces se trata de aplicar adaptaciones sencillas como señales direccionales al nivel de los ojos o códigos de colores de cara a favorecer la orientación. Pero debemos fijar y aplicar unos estándares”, ha apuntado Elena Marco de la Universidad West of England, en Bristol, Inglaterra.

Innovación e investigación, la importancia de los tratamientos no farmacológicos

Las intervenciones ambientales que buscan promover las capacidades funcionales se encuentran en la actualidad dentro de los tratamientos no farmacológicos más efectivos para las personas con demencia. “Las terapias no farmacológicas nos ayudan a paliar sus efectos y a mejorar la calidad de vida de los pacientes. La reminiscencia, la musicoterapia, la arteterapia, las salas multisensoriales, la relajación o la terapia con animales son algunas de las modalidades”, ha comentado el doctor David Curto, jefe de Dirección Asistencial de Sanitas Mayores.

«La realidad es que, hoy por hoy, no existen tratamientos curativos para estos procesos neurológicos. Las pruebas de neuroimagen (como la Resonancia Magnética estructural) son importantes en el diagnóstico ya que predicen la conversión a deterioro cognitivo leve en la población anciana sana con un año de antelación”, ha explicado Alba Sierra-Marcos, coordinadora de Neurología del Hospital Sanitas CIMA.

Por lo que respecta a las salas multisensoriales o terapia Snoezelen, la doctora Carme Solé, de la Universidad Blanquerna- Ramon Llull, que actualmente investiga con Sanitas Mayores las ventajas de esta terapia, ha apuntado que “están recogiendo resultados esperanzadores a nivel cognitivo, afectivo y de calidad de vida utilizando estímulos visuales (pintura fluorescente, proyectores de luz, linternas), auditivos (panel de sonidos, música), olfativos y gustativos (aromas, degustaciones), táctiles (peluches, texturas), vestibulares (columpios, hamacas) y propioceptivos (sillas, almohadas, piscina de bolas)”

La profesora Emilia Gómez, del Grupo de Tecnología de la Música, Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicación, UPF, ha explicado cómo “la música es una herramienta muy efectiva para estimular el trabajo con las emociones, que favorezcan su expresión y promuevan un estado de ánimo más positivo”. Por su parte, Guillaume Lefebvre – director de Operaciones de Siel Bleu, se ha referido a “los beneficios de los programas de actividad física adaptada sobre la calidad de vida así como sobre las facultades cognitivas y físicas. Beneficios que se trasladan también a los cuidadores”.

Etiquetas
@dependencia2_0
Las noticias de Dependencia Social Media