demencia

Destacan la importancia de la exploración integral geriatra-neuropsicológico para diagnosticar y tratar demencias

Sanitas  La realización de una exploración integral geriatra-neuropsicológico es «el primer paso» para determinar si una persona sufre alguna demencia o para tratarla, según señalan los expertos de Sanitas con motivo de los seis meses de actividad de la Unidad de Diagnóstico y Terapias de Sanitas Residencial.

   A juicio de los expertos, esta intervención aporta la información de «qué tipo de demencia se padece y de en qué grado de severidad o estadio de la enfermedad se encuentra la persona». Todo ello gracias a que con esta exploración se realiza una evaluación conjunta del geriatra y el neuropsicólogo.

En ella se incluye «el análisis de las variables clínicas, analíticas, neuroanatómicas, cognitivas, funcionales y conductuales», explican al tiempo que subrayan el hecho de que el protocolo diagnóstico agrupa, en la mayor parte de los casos, «las pruebas de neuroimagen y una analítica específica de deterioro cognitivo».

Tras obtener los resultados, el equipo multidisciplinar de la unidad determina si es oportuno realizar una serie de pruebas diagnósticas, así como «la necesidad de acceder a las terapias más especializadas y adaptadas a la situación de la persona». De esta forma, en la experiencia en estos seis meses con personas de entre 65 y 94 años, mayoritariamente mujeres, se ha diagnosticado estadios iniciales de Alzheimer, algún caso de deterioro cognitivo de perfil vascular y demencias por cuerpos de Lewy.

SE IMPARTIRÁN SESIONES CON FAMILIARES PÓXIMAMENTE

A los pacientes se les ha realizado todo tipo de terapias «relacionadas con la estimulación cognitiva, la orientación a la realidad, la reminiscencia o la musicoterapia», afirman desde este área de Sanitas, dónde se impartirán próximamente sesiones con familiares de asesoramiento en temas de incapacidad y dependencia, abordaje no farmacológico en el domicilio, conocimiento de la enfermedad y de su evolución o prevención de situaciones de riesgo, entre otros.

Con todo ello, la compañía cubre tres aspectos «básicos», siendo éstos «los métodos diagnósticos innovadores, la consulta con un médico geriatra especializado y el acceso a un primer estadio de tratamientos no farmacológicos a través de un abordaje neuropsicológico». Además, para dar continuidad a las terapias, se realizan una serie de ejercicios en los domicilios con el objetivo de «fomentar una rutina diaria relacionada con la estimulación cognitiva».

Sin embargo, y a pesar de lo expuesto, existe un problema a la hora de diagnosticar la demencia, la idea extendida de que el envejecimiento «conlleva la pérdida de las capacidades cognitivas hasta el punto de interferir en sus actividades diarias». De hecho, el ‘Informe Anual sobre el Alzheimer 2011’ de la Alzheimer’s Disease International (ADI) señala que hay 36 millones de personas en todo el mundo que viven con demencia, de los cuales hasta un 75 por ciento no ha sido diagnosticado.

Así lo destacan debido a que realizar un diagnóstico precoz de las demencias «es una de las principales claves para conseguir ralentizar la enfermedad y poner en marcha el tratamiento adecuado». Por ello, y desde hace tres años, Sanitas Residencial ofrece en cada uno de sus centros el ‘Programa de Atención a Personas con Demencia’ «con el fin de ofrecer los mejores cuidados».

Leer noticia.

Asociación de Familias con Alzheimer alerta de que Asturias «tiene una bomba de relojería con esta enfermedad»

OVIEDO,22/09/2009.- CLUB PRENSA SOBRE EL DIA MUNDIAL DEL ALZHEIMER.  La presidenta de la Asociación Democrática Asturiana de Familias con Alzheimer, Cocha Mena, ha alertado este lunes de la «bomba de relojaría» que tienen las administraciones y los políticos en Asturias con esta enfermedad, en alusión al envejecimiento poblacional y el consiguiente aumento de casos.

   Así lo ha señalado en declaraciones a los medios, durante el transcurso de una reunión con el diputado de UPyD en la Junta General, Ignacio Prendes. La cita tiene lugar en el marco de la ronda de contactos que la asociación pretende mantener con representantes de los grupos políticos de la Junta, así como del Gobierno autonómico.

Mena ha sido franca: «los políticos tienen una bomba de relojería en sus manos», ha señalado en referencia al envejecimiento poblacional y a los 25.000 enfermos con esta demencia que se calcula hay ahora mismo en Asturias. Según los datos del HUCA, ha recordado que «de cada tres demencias, dos son alzheimer».

La presidenta del colectivo recalca en que este problema se incrementará en los próximos años, por lo que plantea dos propuestas. La primera sería una unidad de demencias, que la asociación lleva muchos años pidiendo, para diagnóstico, tratamiento, seguimiento e investigación. «Es importante, ante el número de enfermos ya existentes, y el que se nos vendrá encima», ha añadido.

En segundo lugar, reclama la apertura de un centro de día específico para enfermos de Alzheimer. Mena apunta que el Ayuntamiento de Gijón está dispuesto a ceder las instalaciones, y ahora reclama «el apoyo político de todas las partes».

CRÍTICAS A LOS RECORTES

La presidenta ha criticado duramente la política de recortes a la Ley de Dependencia. «Ha sido horrible, porque el Alzheimer es una enfermedad de larga duración y con tantos recortes han provocado a un retroceso familiar muy importante», ha explicado.

Así, explica que antes el cuidador podía dejar trabajar para cuidar al enfermo, porque la prestación económica, aunque pequeña, era una ayuda, pero ahora eso ya no existe». Incide además en la idea de que la persona que atiende a un paciente de alzheimer debe dejar de trabajar para poder atenderlo.

Por su parte, Ignacio Prendes ha alertado de Asturias «tiene un problema específico de envejecimiento», y ha reclamado políticas dirigidas a él. Así, ha recordado que la próxima apertura del nuevo Hospital Central Universitario (HUCA) «es una oportunidad histórica para que esta comunidad tenga una unidad específica para las demencias».

Leer noticia.

Unos 800.000 españoles padecen Alzheimer y otras demencias

I Simposio internacional 'Avances en la investigación sociosanitaria en la enfermedad de Alzheimer' La enfermedad del Alzheimer y otras demencias afectan en la actualidad a unos 800.000 españoles y, de seguir en la línea actual de incidencia, la cifra superará los 1,5 millones en el año 2050, unos datos que se han dado a conocer en el I Simposio internacional ‘Avances en la investigación sociosanitaria en la enfermedad de Alzheimer’, que se ha inaugurado este martes en la Hospedería Fonseca de Salamanca con la presencia de la Reina Sofía.

   En el acto de apertura han estado presentes numerosas autoridades como la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato; el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández Ruipérez, y el alcalde de la ciudad de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco.

Precisamente, la ministra Mato ha explicado que la población española está envejeciendo y que si ahora la cifra de personas por encima de 65 años se encuentra en el 17 por ciento, aumentará hasta el 32 por ciento en el año 2050.

Este aumento de la media debe entenderse como «un éxito del sistema sanitario» pero es preciso afrontar «nuevos desafíos» desde las administraciones como «combinar calidad con la necesaria garantía de la sostenibilidad», dentro de un «modelo integrador de cuidados de salud y asistencia social al servicio de las personas».

Centrándose en la enfermedad del Alzheimer, ha señalado que tiene un «alto impacto social» no solo en las personas que la sufren sino también en sus familiares y que para mejorar las condiciones es preciso «ofrecer una respuesta integral», además de fomentar nuevas investigaciones para «mejores diagnósticos y nuevos tratamientos».

INVESTIGADORES

Posteriormente, tras el acto inaugural, han tomado la palabra investigadores y expertos del panorama nacional e internacional  con el objetivo de «generar un espacio de reflexión y de debate que propicie la difusión de resultados de investigaciones psicosociales recientes, así como la profundización sobre los aspectos éticos y económicos relacionados con la atención e investigación psicosocial en el contexto de las demencias».

En la Hospedería Fonseca se ha contado con las intervenciones posteriores de los españoles Pablo Martínez Lage, de la Fundación CITA-Alzheimer, y Javier Olazarán, del Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía – Fundación CIEN (España).

También han estado en la cita de Alzheimer Disease International (Reino Unido), Nori Graham; de Alzheimer Portugal (Portugal), Maria do Rosário Zincke dos Reis; representando a la Alzheimer’s Society UK (Reino Unido), Nikki Squelch; de la Federación de Neurología del Hôpital Pitié Salpêtrière de París (Francia), Bruno Dubois, y  del Langome Medical Center de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), Mary Mittelman.

Este primer encuentro arranca como parte de las actividades asociadas al proyecto ‘Espacio Transfronterizo sobre el Envejecimiento’ impulsado por la Fundación General de la Universidad de Salamanca junto al Centro de Referencia Estatal de Atención a personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias de Salamanca (perteneciente al IMSERSO), la Associaçao de Apoio e Estudo ás Psicognosis na Raia Central (Portugal), la Associaçao Humanitária de Doentes de Parkinson e Alzheimer (Portugal) y cofinanciado por la Unión Europea y la Fundación Reina Sofía, tal y como ha detallado el rector de la USAL.

SIMPOSIO

La unión de estas entidades hará posible este año la celebración del Congreso Internacional sobre Investigación de Enfermedades Neurodegenerativas los días 23, 24 y 25 de septiembre de 2013, que aglutinará en un evento el Simposium de Investigación que sobre esta enfermedad se realiza todos los años el 21 de septiembre, día mundial del alzhéimer, y el Foro del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED), que anualmente realiza la Fundación CIEN.

La unión pretende convertirse en un punto de encuentro entre los mayores expertos internacionales en neurodegeneración, para conocer la situación real de la investigación en este tipo de enfermedades.

Leer noticia.

Investigadores hallan relación entre la apnea del sueño y el Alzheimer

CuidadorUn nuevo estudio que analiza el riesgo de los trastornos respiratorios del sueño (TRS) y los marcadores de la enfermedad de Alzheimer (AD, en sus siglas en inglés) en el líquido cefalorraquídeo (LCR) y por neuroimagen se suma al creciente cuerpo de investigaciones que vinculan a los dos.

Este estudio, que se presentará en la Conferencia Internacional de la Sociedad Americana del Tórax de 2013, también plantea la pregunta de si la enfermedad de Alzheimer en sus «fases preclínicas» también podría conducir a TRS y explicar el aumento de la prevalencia de los trastornos del sueño en el anciano.

«Es realmente una historia del huevo y la gallina», dijo Ricardo S. Osorio, profesor asistente de investigación en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos, que dirigió el estudio. «Nuestro estudio no determinó la dirección de la causalidad, y, de hecho, no descubrió una asociación significativa entre los dos, hasta que se separaron los datos de los pacientes delgados y obesos».

Cuando los investigadores tuvieron en cuenta la masa corporal, encontraron que los pacientes delgados (con un índice de masa corporal <25) con TRS poseían varios biomarcadores específicos y no específicos de riesgo de AD (aumento de P-Tau y T-tau en el LCR, atrofia del hipocampo mediante resonancia magnética estructural e hipometabolismo de glucosa mediante FDG-PET en varias regiones vulnerables de AD).

Entre los pacientes obesos (IMC> 25), también se encontró hipometabolismo de glucosa en el lóbulo temporal medial, pero no fue significativo en otras regiones AD vulnerables. Según el doctor Osorio, los precursores bioquímicos de AD están presentes de 15 a 20 años antes de que cualquiera de sus síntomas reconocidos actualmente se hagan evidentes.

En su estudio, se analizó a 68 pacientes ancianos cognitivamente normales (una media de edad de 64 a 87 años) que se sometieron a dos noches de vigilancia de trastornos del sueño y se les analizó para determinar al menos un indicador de diagnóstico de la Alzheimer.

Los investigadores observaron P-Tau, T-tau y Abeta42 en el LCR, la FDG-PET (para medir el metabolismo de la glucosa), compuesto de PET Pittsburgh B (PiB) para medir la carga de amiloide y/o MRI estructurales para medir el volumen del hipocampo.

La disminución del metabolismo de la glucosa en las regiones AD vulnerables, la disminución del volumen del hipocampo, cambios en la P-Tau, T-tau y Abeta42 y el aumento de la unión del PIB-PET son reconocidos como marcadores de riesgo para la enfermedad de Alzheimer y se ha visto que son anormales en sujetos sanos antes de la aparición de la enfermedad.

Biomarcadores para el riesgo de AD se encontraron sólo entre los participantes del estudio con TRS, que mostraron una asociación lineal entre la severidad de los niveles de los biomarcadores TRS y LCR P-Tau y entre TRS e hipometabolismo de glucosa utilizando la PET-FDG, en el lóbulo temporal medial, la corteza cingulada posterior / precuneus y una puntuación compuesta de todas las regiones AD vulnerables.

Pacientes TRS también mostraron menor hipocampo en comparación con los controles, pero no se encontraron diferencias en las medidas de la carga de amiloide tales como disminución de Abeta42 en LCR o exploraciones positivas PiB.

Estos investigadores planean probar su hipótesis de que la fase preclínica de lesión cerebral de AD muy temprana que se asocia con estos biomarcadores pueden dar lugar a TRS. El objetivo del nuevo estudio es determinar la «dirección» de la causalidad entre TRS y la AD preclínica en pacientes de edad avanzada, puesto que cree que la relación entre ambas merece mayor estudio.

«La apnea del sueño se dispara en los ancianos y no se le ha prestado la atención que merece por el mundo del sueño o el mundo del Alzheimer», lamentó el doctor Osorio.

Leer noticia.

Mayores con demencia, una exposición de Sanitas Residencial recoge las obras de personas con esta enfermedad

El arte puede llegar a ser un excelente medio de comunicación hasta en fases muy avanzadas de la demencia. De hecho, de un tiempo a esta parte los programas de entrenamiento cognitivo se han convertido en parte esencial del tratamiento no farmacológico en estas personas. «La estimulación cognitiva, sensorial o de generación de ideas son métodos muy utilizados para retrasar el proceso de la enfermedad y la pérdida de las funciones», explican los neurólogos.

Por esta razón, Sanitas Residencial organiza talleres de pintura en sus centros para que los mayores se sientan activos y motivados. Con algunas de las obras resultantes se ha configurado la segunda edición de una exposición que vuelve a demostrar cómo el arte puede mejorar el estado de ánimo de los mayores y estimular sus capacidades cognitivas.

Leer noticia.

Etiquetas
@dependencia2_0
Las noticias de Dependencia Social Media