Jubilación

Un grupo de jubilados se construye su propia residencia de mayores

cohousing_malagaSe inauguró Residencial Antequera 51, un proyecto pionero en Andalucía que se basa en el concepto del norte de Europa de ‘cohousing’.

Los 80 cooperativistas han invertido cerca de 5,5 millones de euros en la construcción de este complejo residencial.

Antequera ya puede presumir de ser pionera en Andalucía en un poner en marcha un proyecto bajo el concepto de los países de Europa de ‘cohousing’, o lo que es lo mismo, la vivienda colaborativa para las personas mayores.

Este concepto que nació concretamente en los años 80 en Dinamarca y se fue extendiendo por los países cercanos, ya empieza a ser una realidad también en España y uno de estos primeros proyectos se inauguró ayer con la presencia del alcalde de Antequera, Manuel Barón, el presidente de la cooperativa Residencial Antequera 51, Manuel Ruiz, y el director de la agencia de innovación de la Junta de Andalucía, José Aguilar, así como numerosas autoridades de la ciudad y los propios socios cooperativistas.

El complejo, que comenzó sus primeros pasos en el año 2013, ha visto la luz y aunque todavía no se puede ocupar pues acaban de recibir la licencia de habitabilidad «ya hemos recibido la visita de personas de Huelva y de Logroño que se han interesado por este proyecto y desean copiar el modelo en estas ciudades, por lo que somos un ejemplo de cómo llevarlo a la realidad», afirmó el presidente de la cooperativa.

En total, son 80 los socios cooperativistas, la mayoría ya jubilados que han decidido invertir en la construcción de un inmueble sobre una parcela municipal de 7.000 metros cuadrados que ha sido cedida por 99 años a la cooperativa para el uso residencial social.

También, al contar con diferentes empleados que trabajaran en el mantenimiento de las instalaciones y las diferentes zonas comunes con que cuenta el complejo, ha recibido una subvención de la Junta de Andalucía de 543.000 euros.

El proyecto, que contempla la construcción de 40 habitaciones dobles, tienes varios espacios comunes como peluquería, restaurante y cafetería, gimnasio y lavandería que pueden ser también utilizados por cualquier visitante.

Finalmente la inversión del complejo ha rondado los cerca de 5,5 millones de euros. Además, los cooperativistas deberán asumir mensualmente un pago con cargo a los gastos de uso de los espacios y mantenimiento del inmueble.

El primer presidente de la cooperativa y uno de los impulsores del proyecto, José Luis Hidalgo, quiso agradecer el compromiso de todas las entidades con este proyecto y en especial al Ayuntamiento «que siempre aprobó por unanimidad las diferentes fases del proyecto», reconoció este profesor jubilado.

Por su parte, el alcalde de Antequera se mostró encantado con la puesta de largo de este complejo del que comentó que se trataba de «la materialización de una ilusión. Es el ejemplo de como las diferentes entidades podemos hacer para facilitar las cosas para el bienestar de las personas», indicó Barón.

Los usuarios ahora esperan que en un breve periodo de tiempo ya se puedan ir a vivir a complejo una vez se contraten los servicios.

Fuente: laopiniondemalaga.es

 

Pamplona se manifiesta reclamando un sistema de pensiones propio

Pamplona_pensionesCientos de personas se manifestaron el lunes en Pamplona para reivindicar un sistema de pensiones público y propio en Navarra, así como una pensión mínima de 1.080 euros con ajuste del IPC.

La movilización, convocada por los colectivos Pentsionistak Martxan y Sasoia, partió pasadas las 12.00 horas desde la plaza del Ayuntamiento y discurrió por las calles del Casco Viejo hasta regresar al punto inicial.

Allí, los organizadores leyeron un comunicado en el que señalaron el “importante deterioro de las condiciones de vida de las personas pensionistas”, en referencia a la Ley de Dependencia, el copago sanitario o las reformas del sistema de pensiones llevadas a cabo por el Gobierno en 2011 y 2013, que “están hundiendo el actual sistema público estatal”.

El representante de Sasoia, Sebastián Rosino, destacó que con estas medidas, dentro de unos años la pensión pública será del 50% del último salario en activo, por lo que “no se puede defender el futuro de las pensiones sin exigir la derogación de esas reformas”.

Cada día, apuntó el manifiesto, se hace “más necesario un cambio social, económico y de gestión”, para poner fin a la situación actual. Por este motivo, los pensionistas reclamaron un Sistema de Seguridad y Protección Social propio, “que surja de nuestras decisiones y que tenga capacidad normativa en materia de ingresos, gastos y reparto de la riqueza generada en nuestro territorio”.

Así, el escrito hizo un llamamiento al Gobierno de Navarra, y le instó a “dar pasos que acerquen” el cambio y lo hagan “viable”, con la creación de un organismo propio que posibilite una pensión mínima de 1.080 euros mensuales y un IPC garantizado en todas las pensiones. “Seguir atados a la caja única nos condena a la más absoluta de las pobrezas”, sentenció.

En este sentido, Rosino recordó que las “pocas” mejoras de las pensiones se han conseguido en Navarra, “por lo que se demuestra que si la gestión se hiciese aquí sería mucho más eficaz”.

Además, el representante de Sasoia pidió al Ejecutivo foral que “se haga justicia a los 82.753 pensionistas (el 61,67%) que en Navarra cobran menos de 1.100 euros, de los que 49.193 (36,66%) no llega a los 650 euros”, además de la necesidad de disminuir la brecha salarial, también presente en el pago de pensiones: “También entre las personas pensionistas las mujeres sufren una fuerte discriminación por el hecho de serlo”, destacó.

REPARTO DESIGUAL

Por último, Rosino criticó el factor de sostenibilidad que quiere ligar el aumento de las pensiones a la esperanza de vida, que calificó de “barbaridad” porque es un “estudio estadístico”. Así, recalcó que “si hay más gente habrá que destinar más porcentaje de la riqueza a esas pensiones, no repartir el mismo dinero entre más gente”.

Durante el transcurso de la manifestación, los jubilados mostraron numerosos carteles y pancartas y otros símbolos irónicos, como un chorizo, al tiempo que corearon diversos lemas reivindicativos como Aquí cotizamos, aquí gestionamosNo falta dinero, sobran ladrones, o Pensiones privadas, personas estafadas.

Por su parte, a la marcha acudieron algunos representantes políticos como Bakartxo Ruiz y Asun Fernández de Garaialde, de EH Bildu, así como representantes de colectivos que apoyaron la convocatoria, como los sindicatos LAB y ELA y la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria.

Fuente: noticias de Navarra

 

Pensionistas de Ciudad Real creen un «engaño» las propuestas de Rajoy y piden que deje de bonificar los planes privados

Yayos_AVILALa Coordinadora de Ciudad Real en Defensa del Sistema Público de Pensiones considera un «engaño» la intervención en el Congreso del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a quien han recordado que no quieren «limosnas» sino que se vinculen las pensiones al IPC para evitar la pérdida de poder adquisitivo de los últimos años.

Constituida esta misma semana con medio centenar de pensionistas y jubilados, la Coordinadora se ha presentado este miércoles en Ciudad Real para hacer un llamamiento a la participación de todos los ciudadrealeños, «no sólo pensionistas sino también gente joven, parados y trabajadores» a sumarse a la manifestación que el sábado saldrá del parque de Gasset a las 12.00 horas y concluirá en la Subdelegación del Gobierno.

«No creo que la intervención de Rajoy condicionando la subida de las pensiones a los presupuestos confunda a los pensionistas, ya que eso no es más que echarle la culpa de lo que no se haga a los partidos que no le aprueben los presupuestos», ha señalado Augusto Serrano, uno de los integrantes de la coordinadora.

NO A LAS LIMOSNAS

Asimismo, y respecto al anuncio de que, si se aprueban los Presupuestos Generales de 2018, habrá subida de las pensiones mínimas y de viudedad y una concentración de las ayudas en el IRPF para las familias y los pensionistas, Serrano ha insistido en que «no queremos una limosna sino que las pensiones, recogidas en el artículo 50 de la Constitución, estén vinculadas al IPC».

En este sentido, ha agregado que si el Gobierno de España dejara de bonificar los planes de pensiones privados –a través de desgravaciones fiscales en el IRPF– «se ahorrarían más de 2.000 millones de euros al año que se podrían usar para garantizar la subida mínima de las pensiones y no un 0,25% que es una mierda».

Para Serrano, además, esta subida es también un «insulto» a la inteligencia de los ciudadanos ya que «realmente nos las están recordando puesto que la subida del IPC será entre 1 y 1,5 puntos, de forma que perdemos alrededor de un punto».

BRECHA SALARIAL DE LAS PENSIONISTAS

Una situación que, ha dicho, empeora en el caso de las mujeres ya que la brecha salarial que existe en la etapa laboral se perpetúa en las pensiones al cotizar menos que los hombres, «de forma que sus pensiones son, de media, de 350 euros menos que las de los hombres».

En la manifestación del sábado plantearán, al igual que la Coordinadora Estatal, pensiones mínimas que permitan a la gente una vida digna; la aplicación de la Ley de Dependencia; revisión del pago de medicamentos; y que la edad y condiciones de jubilación vuelvan a ser las mismas de antes de las dos reformas del sistema de pensiones – 2011 el PSOE y 2013 el PP- «porque han ido en detrimento de todas las personas jubiladas y de las que aspiran a jubilarse».

En este sentido, solicitan que se vuelva a la jubilación a los 65 años y que pueda haber otras anticipadas dependiendo de los años cotizados para, al mismo, tiempo, permitir la incorporación de los jóvenes al mercado laboral «que es lo que hace falta».

 

Fuente: La Vanguardia

 

 

Miles de personas se manifiestan en toda España para exigir unas pensiones dignas

manifestacion_de_los_jubilados_contra_la_subida_de_mierda_de_las_pensiones_fuente_el_plural

Con las manos en alto y hacia la fachada del Congreso de los Diputados, alrededor de 3.000 manifestantes han gritado «manos arriba, esto es un atraco». Este jueves, miles de pensionistas han tomado las calles de las principales ciudades de España para protestar contra la subida de las prestaciones de un 0,25% acordada por el Gobierno de Mariano Rajoy para 2018. Madrid, Bilbao, Barcelona, Sevilla y Las Palmas de Gran Canaria, entre otros lugares, han sido testigos de las protestas de miles de personas mayores que clamaban contra las reformas del Ejecutivo de 2013 que llevan a unas «pensiones de miseria».

Al grito de «robo», «ladrones», «dimisión» y «Rajoy y Cospedal, a Soto del Real», los pensionistas han rodeado esta mañana el Congreso de los Diputados. La escena ha sorprendido a muchos de los congregados ya que, ni siquiera en las manifestaciones del movimiento 15M se consiguió cortar el acceso al Parlamento por la Carrera de San Jerónimo, algo que han logrado hoy la ‘marea’ de jubilados, llamados a salir a la calle en toda España por la Coordinadora en Defensa de las Pensiones Públicas. La concentración de los pensionistas ha llegado hasta la misma puerta del Congreso, después de traspasar el cordón policial.

Tras la lectura del manifiesto, a los pies de uno de los leones de la escalinata del Congreso, los organizadores de la manifestación han llamado a los asistentes a romper y lanzar «al cielo de Madrid» la carta de la ministra Báñez anunciando la revalorización del 0,25% de las pensiones para este 2018.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, la diputada del PP Celia Villalobos y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, han sido los principales protagonistas de las críticas de los pensionistas. «Que salga, Villalobos y nos diga esas cosas a la cara», clamaba un señor a unos metros de una de las vallas de entrada al Congreso, custodiada por la Policía. Las palabras de la diputada, que aseguró sin datos que «hay un número importante de personas que están más años cobrando la pensión que trabajando», han recibido la indignación de muchos manifestantes en forma de insultos y críticas.

Los Yayoflautas, con sus famosos chalecos reflectantes, llegaban a la manifestación de la capital al grito de «somos mayores, pero no sumisos». María Dulce, miembro del colectivo, destacaba la necesidad de unir luchas sociales y mantener el pulso de las reivindicaciones sociales en la calle. Otra ‘yaya’, Pilar, recuerda que muchos manifestantes no están solo protestando por sus pensiones, «sino por las vuestras, de la gente joven».

«No podemos ceder en esta batalla»

Jesús está a las puertas de la jubilación y ha acudido a la concentración directo desde los juzgados, «por un despido, para ver cuándo nos dan el finiquito», cuenta junto a un excompañero de trabajo en la misma situación, José Luis. Ambos, lamentan que su pensión ha quedado tocada por perder en el empleo al final de su carrera laboral, en medio de la crisis económica, y ahora miran al futuro con temor a más recortes.

«Hay muchísima gente, más que nunca» ha sido una de las frases más escuchadas en los corrillos, también entre los ‘yayos’, presentes en muchas marchas y concentraciones. Jesús y José Luis creen que la gente, especialmente las personas mayores, están «nerviosas, más involucradas», opinan, «esto peligra». La sensación de no poder «ceder en esta batalla», de tener que defender «llueva y caigan chuzos de punta» las prestaciones públicas de jubilación tras una vida de trabajo es otra de las reivindicaciones más recurrentes entre los asistentes.

Los cánticos de «a la hora de votar, nos tenemos que acordar» y «Mariano Corleone nos roba las pensiones» envolvían a Rocío y su amiga. Rocío, apoyada en su andador y sin soltar la famosa carta del 0,25%, llamaba a «acabar con las pensiones vitalicias de los políticos», los más atacados en la protesta. La mujer a su lado asiente: «Nos están engañando. Mi pensión es de 600 y poco euros y soy viuda. Me ha subido la pensión 90 céntimos».

Tanto UGT como CCOO hicieron un llamamiento para que la ciudadanía se implicara masivamente en todas las concentraciones por el sostenimiento del sistema público de pensiones. También hay previstas más movilizaciones para los próximos 1 y 15 de marzo.

Desborde de plazas en todo el Estado

Los pensionistas también han tomado las calles de Barcelona, Bilbao, Sevilla y Palma de Gran Canaria reclamando unas «pensiones dignas» y exigiendo la dimisión del presidente del Gobierno. En Barcelona, los manifestantes han entrado en la Plaza de Catalunya al grito de «Rajoy dimisión».

Especialmente numerosa en Bilbao, miles de pensionistas han rodeado el ayuntamiento y han llenado las calles a ambos lados de la Ría del Nervión de Bilbao. Los cánticos, de nuevo, «manos arriba, esto es un atraco», entre las diferentes consignas que denunciaban el futuro de las pensiones en España con la hoja de ruta del Gobierno. En la ciudad vasca convocaba la plataforma de asociaciones de jubilados, viudas y pensionistas de Bizkaia, que ha hecho especial hincapié en subrayar la desigualdad de género en las pensiones, y la precariedad de las prestaciones de muchas viudas.

En la Plaza Nueva de Sevilla, la imagen se repetía: multitud de pensionistas han abarrotado la plaza en defensa del sistema público.

Miles de personas han salido en Andalucía en las capitales de todas las provincias y otros puntos de la Comunidad Autónoma para reivindicar la protección de las pensiones. De hecho, en números aproximados, en Huelva se han concentrado 3000 personas; en Córdoba, unas 2000 en la Plaza de las Tendillas; en Málaga, la Plaza de la Constitución ha sumado más de 1000 personas, como en Cádiz (en la Plaza de San Juan de Dios), Sevilla (en Plaza Nueva) y Granada, donde han elegido la plaza del Carmen para la concentración.

En Almería, los organizadores lo han calificado como de éxito sumando centenares en la capital frente a la sede de la Seguridad Social, y con concentraciones en Roquetas de Mar, Vera o Níjar. En Jaén, no ha tenido tanto éxito la convocatoria que ha sumado decenas de pensionistas y sindicalistas llegados desde distintos puntos de la provincia de Jaén, como Linares, Bailén o Andújar.

En Murcia, alrededor de mil personas se manifestaron frente a la sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). En su caso, las cartas de Empleo con la subida de las pensiones han acabado en una hoguera. También ha habido concentración en la plaza del Pilar de Zaragoza.

Las cifras de la delegación del Gobierno en Canarias apuntan que en la manifestación en santa Cruz de Tenerife se concentraron unas 600 personas y más del doble, unas 1.800, lo hicieron en Las Palmas de Gran Canaria.

 

Fuente: eldiario.es

El hurancán Irma se ceba en Florida, el estado más envejecido de USA

JUBILADO FLORIDAPor décadas, la gente mayor ha ido a jubilarse o pasar sus últimos días en este estado del sur. Hoy, las mismas aguas cálidas que los atrajeron presentan una amenaza histórica: Irma, un huracán devastador.

Por su clima cálido y sus playas, por muchos años Florida ha atraído a jubilados y a los llamadossnowbirds, gente mayor que vive en el norte en el verano y baja a Florida huyendo del frío en el invierno. Pero la otra cara de este refugio tropical son unas aguas cálidas que alimentan tormentas como Irma, el mostruoso huracán cuya trayectoria incluye todo el estado de Florida, y una población mayor especialmente vulnerable a los impactos catastróficos que puede traer esta tormenta.

Se estima que Irma toque tierras de la Florida el sábado en la noche y que traiga consigo vientos de hasta 160 mph e inundaciones de hasta 10 pies en áreas de los cayos y los condados de Miami-Dade o Collie. Eric Silagy, el CEO de la compañía de electricidad de la Florida, Florida Power and Light Co., dijo en una conferencia de prensa que las interrupciones de electricidad pueden afectar a unos 9 millones de personas. Tras el infame huracán Andrew en 1992, el más destructivo en la historia del estado (hasta ahora), cientos de miles de personas perdieron electricidad por semanas.

Esto en el caso de las poblaciones de adultos mayores, quienes necesitan máquinas de oxígeno, de diálisis, aire acondicionado, refrigeración para comida y medicina, entre otras, puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

En Florida, este es un tema de particular atención.

“En todas las medidas, Florida es el estado más viejo del país”, según el Centro de Investigación Pew: más de 19% de la población del estado, unos 4 millones de personas, tiene 65 años o más, el porcentaje más alto de EEUU. De los cinco condados con más población mayor de 65, tres están en Florida. El condado de Sumter, al oeste de Orlando, es el único condado de EEUU donde más de la mitad de la población (53%) tienen 65 o más.

Según un informe de los Institutos Nacionales de Salud sobre el Perfil de la Población Mayor del Condado de Miami-Dade, “la distribución de edades de sus residentes, en conjunto con un cambio mayor en las principales causas de muerte en todos los grupos de edades, desde enfermedades agudas hasta enfermedades crónicas, crea retos de cuidado de salud sin precedentes para el estado”. Quienes tendrán que sobrellevar gran parte de esos retos, potenciados por el impacto de Irma, serán las residencias para adultos mayores.

Unas 73,000 personas viven en las 683 residencias para adultos mayores licenciadas por el estado, según la Agencia de Administración de Salud. Muchas de estas residencias del sur de Florida (los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach) de por sí tienen instalaciones u operaciones con problemas, desde hace años. Esto, una vez que llega un desastre como Irma, puede ser letal.

En un ranking que los Centros de Medicare y Medicaid de EEUU armaron con datos de 2016 del Departamento de Salud y Servicios Humanos, de 145 residencias en el sur de Florida 10 tenían una calificación de uno, el número más bajo posible, de uno a cinco. Según una investigación del Miami Herald,, “una de cada cinco residencias para ancianos están en la lista de alerta de instalaciones marginales”, y “en Miami-Dade, una de cada tres residencias tiene problemas. En el 2015 solamente, casi 50 residencias fueron añadidas a la lista”.

Aún bajo ese sombrío panorama, en muchos casos, estas instalaciones suelen ser los sitios más seguros para personas de edad, le dijo a Univision Noticias Kristen Knapp, directora de comunicaciones de la Asociación de Cuidado de la Salud de Florida, o FHCA, por sus siglas en inglés, la cual representa a 82% de las residencias de ancianos del estado.

Ya que ya están equipados y entrenados para todo tipo de situaciones de emergencia y también tienen años de experiencia con huracanes, pueden estar muy bien preparados para una catástrofe.

El huracán Andrew en 1992, y luego ocho tormentas mayores en 2004 y 2005, incluyendo los huracanes Rita y Wilma, “fueron los catalizadores para construir nuevas herramientas y recursos para los centros de cuidado de largo plazo”, dijo Knapp vía un email a la prensa. Más recientemente, los huracanes Hermine y Matthew en 2016 dejaron sin electricidad a miles, evacuaciones y $1,590 millones de dólares en daños, y Knapp dice que “las lecciones de esas tormentas se han aprendido y aplicado”.

A todas las residencias para ancianos del estado se les requiere por ley tener un plan de preparación para emergencias aprobado por las autoridades locales, le explicó Knapp a Univision, y la FHCA está teniendo llamadas todos los días a las 11 am. a las que se unen sus miembros para recibir actualizaciones e información vital de la Agencia de Administración de Cuidado de la Salud, el Departamento de Salud, Función de Soporte de Emergencia y otros miembros.

Evacuaciones, más complejas que de costumbre

Las evacuaciones por Irma son ahora las más grandes de la historia de EEUU: 5.6 millones de personas tienen evacuación obligatoria. El gobernador Rick Scott dijo el jueves en la tarde que toda la Florida, un estado de 21 millones de personas, debería estar preparado para evacuar.

Hasta el viernes en la mañana, al menos 24 ancianatos y 108 instalaciones de vivienda asistida habían sido evacuadas, explicó Knapp, y cuáles son evacuadas depende de lo que indiquen las autoridades locales.

En caso de que una residencia tenga que evacuar, toda la red de ancianatos se activa: quien necesite evacuar se comunica con una residencia que tenga el espacio y equipos necesarios para albergar ese número de pacientes.

“Un ancianato típico tiene 120 camas, pero no todas están ocupadas, así que se pueden acomodar los residentes como mejor convenga, y hay múltiples centros con espacio”, dijo Knapp. Además, Alabama, Georgia y Mississippi le ofrecieron asistencia y camas vacías a la FHCA en caso de ser necesario.

Uno de los retos logísticos para estos centros son las medicinas, prescripciones y recetas. Cada instalación tiene instrucciones de preparar de siete a 10 días de medicina, oxígeno y otras necesidades médicas para cada residente, explicó Knapp. Cada sitio empaca la medicina, junto con pedidos y prescripciones, y los manda con cada residente en caso de una evacuación. El staff de cada residencia también viaja junto con sus pacientes en caso de evacuación.

Cuánto pueden durar los residentes de ancianatos sin medicina depende de cada caso y cada medicina, pero según la FHCA, el Departamento de Seguros y Medicaid de la Florida anuló el límite de tiempo normalmente impuesto para rellenar medicinas durante el impacto de Irma. Así, cada residente puede tener suficiente medicina para aguantar la tormenta sin importar cuándo fue la última vez que se rellenó.

Dejárselo todo al mar

Algunas instalaciones para vivienda asistida no tenían otra opción más que evacuar y esperar a ver qué, si algo, queda después de la tormenta.

South Pointe Plaza Rehabilitation & Nursing Center, un ancianato en la punta sur de South Beach, a dos cuadras de la playa, evacuó a todos sus 185 residentes a la mañana del jueves, le contó a Univision Noticias su administradora, Rachel Schuster.

“Básicamente tuvimos que mudar nuestra operación completa a otra locación”, dijo Schuster. “Movimos nuestros equipos básicos, equipos de emergencia, colchones, comida, artículos personales, ropa de cama – todo lo que usamos para operar”.

Evacuaron a instalaciones hermanas en zonas que no tenían evacuación obligatoria dentro del condado de Miami-Dade, dijo Schuster. Mientras que varios oficiales del Departamento de Bomberos de Miami Beach monitorearon la operación, los residentes eran evacuados en ambulancias que no son usadas en emergencias y buses de la Plaza Health Network, una red de siete ancianatos “que están trabajando 24 horas para asegurar a sus pacientes”, añadió la administradora.

El jueves en la noche, Schuster y su equipo también planeaban dejar las instalaciones.

Las personas que tengan familiares en una residencia y no hayan recibido comunicación de esta, deberían llamar a la instalación hasta que le contesten, recomienda Knapp, porque puede que estén en medio de una evacuación.

Fuente: univision NOTICIAS

Aumenta la demanda de modelos residenciales alternativos que promuevan la autonomía de las personas mayores

CohousingCada vez más jubilados españoles piensan en retirarse en comunidades autogestionadas, un modelo residencial alternativo que ya ha triunfado en países como Dinamarca u Holanda.

El miedo a envejecer solos es un pensamiento íntimo compartido por (casi) todos. La idea se convierte en vertiginosa a medida que los jóvenes -hijos, sobrinos, ahijados…- de nuestro entorno más cercano viven su vida con total autonomía y se consolida habitualmente cuando se acerca la jubilación. Entonces las preguntas que antes parecían lejanas convergen con el presente y la toma de decisiones resulta necesaria para afrontar la tercera edad como una oportunidad en lugar de una etapa perdida. Los ancianos que viven solos en España aumentan año tras año, consagrándose así la dependencia como un problema en la agenda nacional. Los jubilados españoles han tomado referencias que en otros países ya llevan años funcionando con éxito y la creciente demanda de modelos residenciales alternativos que promuevan la autonomía está cerca de tomar una forma prometedora en nuestro suelo.

Se trata de los llamados jubilares, comunidades autogestionadas de personas mayores, que viven en un entorno que ellos mismos han diseñado y donde han establecido la previsión de organizar la ayuda asistencial de los miembros del grupo que puedan tener una situación de dependencia o discapacidad en el futuro.

Las motivaciones para formar parte de una de estas cooperativas confluyen en el principio de autonomía que recoge la Ley de Dependencia de 2006 y se basan fundamentalmente en ideas como “no quiero que tomen las decisiones por mí” o “no quiero comprometer la vida de mis hijos ni ser una carga para ellos”. La Asociación Jubilares empezó a estudiar la posibilidad de emprender este tipo de viviendas residenciales, que tienen su encaje legal en España en las Cooperativas de Cesión de Uso -así es posible asegurar la recuperación de la inversión inicial y descartar propiedades que luego deben darse en herencia- hace más de una década y ahora su lista de espera supera los 600 interesados. El primer grupo senior -desde 55 años en adelante- de la asociación empezó a gestarse en 2015 y ya tiene suelo para construir en Torrelodones. Solamente existe otra propuesta similar que esté en funcionamiento en la Comunidad y se llama Trabensol, en Torremocha de Jarama.

Ángela M. (68) es una de las mujeres que vivirá junto con su pareja en el primer jubilar de la Asociación Jubilares. Acostumbrada a viajar durante toda su vida, la única demanda que hizo a sus compañeros de aventura fue que a su casa le diese el sol. Así de fácil de contentar en apariencia y, sin duda, con mucho más compromiso de fondo. “Al principio se vive una especie de luna de miel, todos hacen propuestas -desde espacios para clases de taichí, una biblioteca, salón de peluquería, huertos o un coro para cantar- pero solo aguantan las personas que están dispuestas a construir y comprometerse”, explica a El Confidencial el presidente de la Asociación Jubilares, Miguel Ángel Mira.

Arrancar un proyecto de estas características exige una constante revisión de su viabilidad, no solamente técnica -búsqueda del suelo, equipamientos, etc.- sino principalmente desde la perspectiva del factor humano. El concepto: construir el grupo de personas que vivirán en comunidad antes que buscar el edificio o tomar cualquier decisión. ¿Cómo? A través de dinámicas de grupo donde se tratan temas como el miedo, las ilusiones o las habilidades de cada miembro. El porcentaje de abandono en esta primera fase llega al 40% y el objetivo es crear la suficiente confianza como para que cada uno encuentre su lugar y sea posible promover un envejecimiento activo entre la propia comunidad.

“Está claro que de uno en uno no se hace nada”, espeta Mercedes S. (67) una psicóloga que ha trabajado toda la vida organizando eventos como relaciones públicas. Llegó a la Asociación Jubilares después de conocer un proyecto similar en Nueva York mientras viajaba. Se enamoró de la idea y supo que quería un lugar así era el mejor lugar donde envejecer. Los dos pilares de un jubilar son la Asistencia Integral y Centrada en la Persona (AICP) junto con la arquitectura, que responde a lo que se conoce por ‘modelo hogar’ o entornos domésticos cotidianos, en contraposición a los modelos sanitarios u hoteleros -residencias geriátricas, apartamentos asistidos, pisos tutelados, domicilio propio pero inadecuado-.

El propio grupo es quien diseña la que será su casa y “esto genera seguridad, que te motiva a participar, combatir la soledad y adoptar fácilmente hábitos saludables y de prevención que dan como resultado una mejora en la salud”, relata Miguel Ángel Mira, que también es arquitecto y apasionado en la materia. Y añade: “Son generaciones ya acostumbradas a decidir por sí mismas y aspiran a seguir viviendo sus vidas plenamente y aportar sus conocimientos y capacidades al conjunto de la sociedad”, añade el presidente de la asociación, reconocida como buena práctica de WeDO, el programa de la Comisión Europea conocido como ‘For the Wellbeing and Dignity of Older People’.

Las comunidades autogestionadas generalmente están pensadas para incluir desde 15 a 30 viviendas en torno a una casa común. Conjuntos de apartamentos completos en torno a equipamientos comunes, bien en horizontal, al modo de pequeñas aldeas, bien en vertical, en edificios completos. Desde la Asociación Jubilares recuerdan que “el modelo se perfecciona con el tiempo y la experiencia, matizándose el número de unidades de cada conjunto para que la convivencia sea óptima y el tamaño de las viviendas cada vez menores en beneficio de crecientes zonas comunes”.

En España cada vez hay más personas mayores que viven solas. Así lo certifica la última Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística con más de 4 millones y medio de personas viviendo solas en el año 2016 y, de esta cifra casi 2 millones tenían 65 o más años -un 70,7% eran mujeres-. Comparando con los valores medios de 2016 y 2015, el número de personas que viven solas se incrementó un 1,2% -54.100 más-. En este sentido sorprende que los hogares unipersonales de personas mayores de 65 años aumentaron un 4,0% respecto a 2015 y, por el contrario, los formados por personas menores a este rango de edad disminuyeron un 0,7%.

Más allá del miedo a la soledad y la convicción de que hacer las cosas solo siempre cuesta más, el cohousing incluye otra ventaja fundamental: el ahorro económico. Lo recuerda Carmen del Hoyo (74), que pensaba hacerse monja hasta que lo meditó mejor y optó por el jubilar para envejecer. Estaba en la lista de espera cuando le propusieron participar y desde entonces ya ha hecho decenas de propuestas en las que estaría dispuesta a participar. Desde ‘chi kung’ -terapia medicinal de origen chino basada en el control de la respiración- hasta peluquería para sus compañeros. “He visto como mi madre vive sus últimos años en una residencia y yo no quiero esto para mí, el cariño no se paga con dinero”, confiesa.

Por su parte, Javier (68) añade otro matiz. Él es economista y llegó al grupo que se trasladará a Torrelodones por casualidad. En apariencia es un discreto conservador, aunque sus ya amigos -y futuros compañeros de residencia- destapan su personalidad más sincera: cuando coge la guitarra las piezas de rock y folk no se le resisten y promete con sacar el lado más desenfadado del grupo, que hasta se plantea hacer un coro. “Dividir gastos en la vida cotidiana, en el cuidado mutuo y en la contratación de ayudas que de otra forma se costearían de forma individual”, explica Javier, que se apuntó a este experimento pionero en España a través de unos amigos con los que también convivirá.

Este sistema de retiro residencial nació en Dinamarca y Holanda en los años 90 y actualmente está muy extendido ya por el norte de Europa y Norte América. Ejemplos de éxito son Midgarden o Egebakken en Dinamarca, Wandelmeent o Popkensburg en Holanda, Springhill en el Reino Unido, Hearthstone en Estados Unidos o Windsong en Candá. El arquitecto Miguel Ángel Mira de la Asociación Jubilares, que nace intentando seguir el ejemplo de la homóloga holandesa LVGO, destaca que “El jubilar añade la respuesta al deseo más generalizado en España de recibir asistencia a domicilio hasta cualquier nivel de dependencia”.

Una opción para todas las edades

Las personas que deciden agruparse en comunidades autogestionadas como modelo de vivienda no solamente son mayores. Durante los últimos años en España este estilo de vida ha empezado a triunfar entre jóvenes familias. El elemento diferencial está en la motivación, que en este caso es más ideológica y está en la posibilidad de llevar una forma de vida alternativa. “En las comunidades de jóvens la prioridad son los niños y, a diferencia de los senior que piensan más en los espacios, ellos priorizan en los servicios para vivir en familia”, explica Francisco Romero, socio Cohousing Verde.

Desde esta organización han impulsado Entrepatios, la primera cooperativa de la ciudad de Madrid. Se trata de un terreno de 17 a 18 unidades de convivencia ubicado en el barrio de Las Carolinas, en el distrito de Usera, y nació como “un modelo de vivienda no especulativo», con importancia al enfoque ecológico y que promete tener en el futuro reciente un recorrido replicable y de éxito en nuestro país.

Fuente: El Confidencial

AUTOR: NATALIA LÁZARO PREVOST

Desalentador futuro para personas mayores en México

adulto-mayor-mexicoEl futuro para las personas mayores es verdaderamente desalentador. México no está preparándose para enfrentar los retos que significa atender las necesidades básicas de alimentación, vivienda, salud y cuidados de casi 32.5 millones de personas que habitarán el país en el año 2050, según las estimaciones oficiales.

Isalia Nava Bolaños, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM, alertó que en caso de no toman acciones decididas desde ahora, en algunos años tendremos un país con población envejecida, enferma y en mayor pobreza.

En un comunicado, con motivo de la conmemoración este lunes del Día Nacional del Adulto Mayor, la experta destacó que según cifras oficiales de 2014, alrededor del 35 por ciento de esa población vivía en pobreza moderada, y casi nueve por ciento en pobreza extrema. Es decir, 43.7 por ciento de la gente de 60 años estaba en esa condición.

Además, se refirió que las tendencias hacia la informalidad y la formalidad precaria disminuyen las posibilidades de los esquemas de capitalización individual y se anticipa que las pensiones resultantes serán insuficientes para satisfacer las necesidades de esta población creciente.

Dijo que si se revisan las condiciones actuales de las personas en edades avanzadas, se encontrarán una serie de deficiencias, como que muchas de ellas no tienen seguridad económica, y el panorama para las siguientes décadas es desalentador, en términos de una mayor desprotección.

En México, a partir de la encuesta intercensal se identificó que en 2015 había 119.5 millones de personas; 10.4 por ciento correspondía a las mayores de 60 años (12.4 millones). Para 2050, con la estimación de 21.5 por ciento, habrá un aumento en términos absolutos y porcentuales, fenómeno que define el proceso de envejecimiento en el país.

Subrayó que se debe considerar la rapidez del fenómeno. En México la cifra se elevó en sólo cuatro décadas, a comparación de Europa, en donde tardaron dos siglos, y eso implica que no tendremos tiempo suficiente para prepararnos y enfrentar los retos para que esa población satisfaga sus necesidades básicas de alimentación, vivienda, salud y cuidados.

Lo ideal sería que al llegar a esa edad se tenga una pensión que permita cubrir esas necesidades; sin embargo, en 2013 sólo 26 por ciento de los individuos de 60 años y más años tenía una pensión contributiva.

Aún más grave es la diferencia por sexo: 35 por ciento de varones y 18.5 por ciento de mujeres cuentan con esa protección, y más de la mitad de ellas tiene pensión por condición de viudez, no porque hubieran participado en una actividad laboral.

Fuente: La Jornada en línea

Médicos japoneses proponen subir la “desfasada” edad de jubilación a los 75

  • emperadores-japonLos defensores de esta medida afirman que las personas de entre 65 y 74 años deben estar dentro de un grupo “pre-vejez” para animarles a seguir trabajando
  • Se prevé que la proporción de personas mayores de 65 años en Japón pase de un 27% a un 38% y que la población caiga de 127 millones en 2015 a 88 millones en 2065

Los médicos tienen una idea nueva para ayudar a Japón a seguir el ritmo al rápido envejecimiento de su población: aumentar la definición de personas de la tercera edad a aquellos a partir de 75 años.

Uno de los máximos defensores de esta propuesta afirma que la barrera comúnmente aceptada de los 65 años está “terriblemente desfasada” y hay que aumentarla teniendo en cuenta la mayor esperanza de vida y las actitudes sociales cambiantes respecto al envejecimiento.

El doctor Yasuyoshi Ouchi, exdirector de la Sociedad Geriátrica de Japón, afirma que la propuesta no pretende servir de tapadera política para aumentar la edad de jubilación. En este sentido, la gente cercana a los 70 años debería tener mayor flexibilidad para continuar trabajando o, en su lugar, hacer labores voluntarias para grupos de la comunidad, si así lo desean.

“A aquellos que sienten que todavía están en condiciones de trabajar cuando cumplen 60 o 65 años se les obliga a jubilarse y eso significa que personas que solían ayudar a otras se convierten, en su lugar, en aquellos que necesitan ayuda de otros”, ha explicado este martes Ouchi en un acto en el Centro de Prensa Extranjera de Japón. “Creemos que este tipo de trato está muy desfasado”, ha añadido.

Bajo las propuestas avanzadas este martes por un comité conjunto de la Sociedad Gerontológica de Japón y la Sociedad Geriátrica de Japón, la gente entre 65 y 74 años se incluiría en un grupo denominado edad ‘prevejez’ y aquellos mayores de 75 años se considerarían personas en la vejez. Por último, los mayores de 90 entrarían dentro del grupo “supermayores”.

Japón se ha enfrentado durante mucho tiempo a los retos demográficos, dado que la gente mayor cada vez representa una proporción más importante de una población en declive. Se prevé que la proporción de personas mayores de 65 años pase de un 27% a un 38% en 2065.

Esto presenta retos presupuestarios, ya que un número menguante de contribuyentes en edad laboral tendrá que sostener mayores exigencias en sanidad y servicios de atención. En 2015, un jubilado estaba respaldado por una media de 2,3 trabajadores, pero este ratio pasará a 1,3 trabajadores en 2065, de acuerdo con datos oficiales.

Ancianos cada vez más jóvenes

Ouchi, director del hospital Toranomon de Tokio, afirma que el envejecimiento de la población a menudo se describe como algo negativo, pero él ve un futuro vibrante en el que la gente mayor se vea animada a contribuir a la sociedad si todavía tiene el deseo y la capacidad de hacerlo.

El director del hospital hace referencia a un sondeo oficial en el que solo el 5% de los encuestados considera mayor a una persona de 65 años. También menciona indicios de un “rejuvenecimiento” en la salud de las personas mayores en Japón en las últimas décadas.

Por ejemplo, aunque el riesgo de infarto aumenta a medida que la gente se hace mayor, se ha producido una reducción generalizada de este tipo de casos en las personas de entre 65 y 79 años entre 1995 y 2010. Otro estudio revela un aumento de la velocidad a la que caminan las personas mayores y un aumento en la fuerza de agarre entre los años 1992 y 2002, con este fenómeno más pronunciado entre las mujeres.

“Creemos que la marca de los 75 años es bastante apropiada porque desde la experiencia clínica podemos ver que a los 75 años normalmente se produce un punto de inflexión”, explica Ouchi, añadiendo que se tienen que respetar las diferencias individuales y la diversidad.

Uno de los principales defensores del envejecimiento positivo, Shigeaki Hinohara, murió este martes con 105 años. El presidente honorífico del Hospital Internacional de San Lucas, en Tokio, continuó practicando la medicina después de cumplir los 100.

Hinohara fue un orador prolífico que a menudo pedía a la gente mayor mantener una vida social activa y tomar el control de su destino. Estaba entre las 65.692 personas centenarias viviendo en Japón el año pasado, un número récord.

Se prevé que la población de Japón caiga de 127 millones en 2015 a 88 millones para 2065, pero probablemente la porción de gente mayor de 65 años aumente de los 34 millones actuales a un pico de 39 millones para 2040, antes de volver a caer a los 34 millones en 2065.

Las proyecciones del Instituto Nacional de Investigación de Población y Seguridad Social asumen índices “medios” de fertilidad y mortalidad, con la esperanza de vida de los hombres en 84,95 años y la de las mujeres en 91,35 años.

Problemas de envejecimiento

Aunque la mayor esperanza de vida es algo positivo, los servicios sanitarios han notado un incremento en el número de gente con demencia. El ministro de Sanidad de Japón pronostica que alrededor de siete millones —o el 20% de los mayores de 65— sufrirán esta enfermedad en 2025, según ha informado Kyodo News.

También ha habido preocupaciones sobre el aumento en el número de accidentes de tráfico de personas mayores, lo que ha desencadenado una serie de ideas creativas para encontrar soluciones. Bajo un programa puesto en marcha el año pasado en la prefectura de Aichi, en el centro de Japón, a los conductores de tercera edad que renuncian a sus licencias se les conceden descuentos en ramen noodles en 176 restaurantes.

El emperador Akihito, de 83 años, provocó un debate el año pasado sobre la tercera edad al anunciar su deseo de abdicar, pensando que le sería difícil continuar con sus obligaciones oficiales. El mes pasado, el Parlamento aprobó una legislación excepcional que le permitiría convertirse en el primer emperador en dimitir en más de 200 años.

Fuente: eldiario.es

Suecia se parapeta contra la ‘bomba demográfica’ que amenaza con destruir su estado de bienestar

  • jubiladoEl país prevé acumular superávits crecientes hasta más allá de 2020
  • Reducir la deuda lo máximo posible para afrontar el gasto del futuro
  • El objetivo es mantener el estado de bienestar pese a la demografía

En 2016, el gasto público de Suecia ascendió al 50% del PIB, uno de los mayores ratios de toda Europa. A pesar de que el gasto público es sustancioso, Suecia ha logrado un superávit fiscal del 0,3% y 0,9% del PIB en 2015 y 2016 respectivamente, una tendencia que podría estar sólo en su inicio, puesto que el gobierno nórdico quiere hacer frente a los retos demográficos del futuro a base de superávits en el presente.

La semana pasada, el gobierno sueco publicó las nuevas estimaciones económicas para los próximos años  y parece que los superávits fiscales no sólo han llegado para quedarse, sino que además serán cada año más elevados respecto al PIB del país. Suecia quiere reducir al mínimo una deuda pública que ya se encuentra en el 40% del PIB, una de las más reducidas de toda Europa (la deuda pública en España es del 100% del PIB).

Muchos nacimientos y nuevos pensionistas

Esta economía nórdica se prepara para vivir un fenómeno que puede poner a prueba a las finanzas públicas del país. Por un lado, como todos los países de Occidente, se enfrenta al envejecimiento de la población, con los costes que este representa. Pero, además, se prevé que en Suecia aumente el número de nacimientos por el empuje de la inmigración, que está incrementando la tasa de fertilidad en el país. Esta situación en un país donde las ayudas sociales se centran en los niños y la tercera edad puede ser una ‘bomba’, que sin embargo parece que no llegará a explotar.

Magdalena Andersson, ministra de Finanzas de Suecia, explica en declaraciones a Bloomberg que «unos mayores ingresos derivados del capital (dividendos y otras rentas) y del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), y un gasto controlado», son las razones que dejarán a las administraciones públicas suecas como acreedoras netas en el periodo 2017-2020. El crecimiento del país es robusto y además cuenta con la ayuda de una política monetaria muy acomodaticia, lo que permite mantener una recaudación fiscal creciente.

La ministra explica que esta situación de superávit es una necesidad para que el país pueda mantener su amplio estado de bienestar en el futuro. Según las proyecciones oficiales, hasta 2025 nacerán 300.000 niños y se producirá un aumento considerable de los pensionistas. Estos números representan un gran reto para un país que sólo tiene 10 millones de habitantes y cuyas ayudas y beneficios sociales son de los más grandes del mundo desarrollado.

Un vasto estado de bienestar

Si el gasto en beneficios sociales de Suecia se dividiese entre toda su población, cada sueco tocaría a más de 13.100 euros, una cifra sólo superada por Noruega, según datos de Eurostat. Las ayudas públicas en los países nórdicos son múltiples: las madres embarazadas reciben cursos de maternidad gratuitos, además, muchos hospitales cuentan con hoteles incorporados para que madre y padre se alojen gratuitamente (a pensión completa) después del parto para recibir ayuda especializada durante los primeros días del bebé.

Por otro lado, los padres tienen derecho a 480 días (compartidos entre madre y padre) de permiso remunerado cuando nace o se adopta un niño. Durante los primeros 390 días, los padres tienen el derecho al 80% de su salario, mientras que los 90 días restantes se paga un porcentaje inferior.

Hasta que el niño cumpla los 16 años, el gobierno ayuda a los padres con 1.050 coronas al mes (unos 110 euros) por cada niño, aunque esto no es exactamente así, puesto que por cada niño a partir del primero la asignación se incrementa. Por ejemplo, una familia con seis hijos recibe su asignación de 4.114 coronas (427 euros) al mes, más un extra de 6.300 coronas (655 euros) mensualmente, según señalan desde la web del gobierno sueco.

Otro elemento que supone un coste/inversión para el erario público de Suecia es la educación, que está costeada por el gobierno desde los 6 años hasta el final de la universidad, que también es gratis para los alumnos que hagan méritos para llegar hasta la educación superior.

Guarda ahora para aguantar después

«Nuestra política fiscal en equilibrio nos ha permitido alcanzar una nueva posición económica… usaremos esta posición fuerte para dar empleo a profesionales del sistema sanitario, la asistencia social, personal de educación y oficiales de policía». Los fuertes flujos migratorios que están llegando al país, el incremento de la esperanza de vida y una oleada de nacimientos va a obligar a Suecia a ampliar el número de empleados públicos, a la par que aumentan el gasto en protección social.

Andersson señala que «aunque se ha invertido ya sustancialmente en servicios de bienestar social, aún necesitamos invertir más», explica la ministra de finanzas. Para lograr este objetivo de forma sostenible (gasto cubierto por impuestos y cotizaciones sociales), el gobierno pretende que la tasa de paro prosiga su descenso desde el 6,6% actual hasta el 6,2% en 2020.

Para mantener este equilibrio fiscal a la par que se sostiene el gasto público, el gobierno socialdemócrata de Suecia mantiene un IVA del 25%, un tipo marginal del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del 61,85% (uno de los más altos del mundo), mientras que el Impuesto de Sociedades es del 22%. Todo ello con un crecimiento del PIB que ha sido del 4,1% en 2015 y del 3,2% en 2016.

Fuente: el Economista

 

 

Etiquetas
@dependencia2_0
Las noticias de Dependencia Social Media