Nuevos modelos

Fragiltec un sistema de asistencia no invasivo para personas mayores gana el 11º Concurso de Creación de Empresas de Base Tecnológica de la Universidad de Alcalá de Henares

alcala-de-henares-madrid-universidad-fachada-patiosEl proyecto Fragiltec, presentado por profesores del grupo GEINTRA-USRF del Dpto. de Electrónica, tiene como objetivo mejorar la vida independiente de una población cada vez más envejecida en los países con economías desarrolladas.

La idea de negocio de Fragiltec propone un sistema de asistencia completamente no invasivo que a su vez permite un despliegue a gran escala, ya que aprovecha la infraestructura existente en los hogares. Concretamente, se basa en el procesado de los datos de consumo eléctrico proporcionados por los llamados “contadores inteligentes” para inferir el comportamiento humano dentro de la vivienda.

Los sistemas actuales de monitorización de personas mayores en el hogar no son sostenibles a largo plazo, ya que no están dimensionados para servir a un número creciente de personas. Además, son intrusivos, lo que genera un rechazo de los usuarios.

El comité evaluador ha valorado la experiencia de los solicitantes en el área de desarrollo y su capacidad científica, tecnológica y experimental. También ha tenido en cuenta el grado de innovación, desarrollo y diferenciación del producto y/o servicio, así como la viabilidad técnica, económica y financiera del proyecto.

Además de la dotación económica (3.000 euros) el equipo premiado recibirá un servicio de apoyo para el lanzamiento y consolidación de su proyecto empresarial, un espacio durante seis meses en la incubadora de proyectos de un Parque Científico y Tecnológico y la posibilidad de presentar el proyecto ante un foro de inversión.

Fuente: Dream Alcalá

El Hospital de La Gomera atiende a una decena de pacientes en la Unidad de Hospitalización a Domicilio

hospital_nuestra_senora_de_guadalupeEsta modalidad asistencial creada en marzo de 2018 permite que el paciente reciba en su domicilio un conjunto de atenciones de rango hospitalario, lo que humaniza la asistencia y beneficia a usuarios y familiares.

El equipo HADO está conformado por dos médicos y tres enfermeras, y dispone de cinco camas hospitalarias.

El Hospital Nuestra Señora de Guadalupe, en La Gomera, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, puso en marcha en marzo del pasado año la Unidad de Hospitalización a Domicilio (HADO), siendo atendidos en estos meses un total de 10 pacientes que se han podido beneficiar de este servicio basado en una modalidad asistencial que permite dispensar un conjunto de atenciones y cuidados médicos y de enfermería de rango hospitalario, tanto en calidad como en cantidad, a los pacientes en su domicilio cuando ya no precisan de la infraestructura hospitalaria, pero todavía necesitan cuidados complejos.

De esta forma, se pone a disposición del usuario recursos terapéuticos y de diagnóstico con la misma calidad y seguridad que los del área de hospitalización, pero en un entorno más cercano, confortable y familiar que propicia la humanizacion de la asistencia.

Por otro lado, la Unidad es una vía de promoción de la salud al facilitar, mediante actuaciones directas en el domicilio del paciente, que los usuarios adquieran conocimientos de autocuidados y modifiquen hábitos y actitudes negativas relacionados con su salud.

Visitas domiciliarias

Así, los pacientes susceptibles de ingresar en la Unidad son valorados por un equipo de especialistas que deciden la viabilidad del ingreso y, en caso de que se opte por ello, los pacientes reciben en sus domicilios la visita diaria de un médico y una enfermera que, además, aprovechan para recabar información y organizar las posibles visitas de los usuarios al centro hospitalario para realizar, por ejemplo, pruebas médicas que requieren del traslado al Hospital.

Atención 24 horas

En la actualidad, la Unidad, conformada por dos médicos y tres enfermeras que cuentan con la colaboración del servicio de Trabajo Social mediante interconsulta para los casos que presenten algún problema social, está operativa 24 horas los 365 días del año y cuenta con cinco camas hospitalarias.

En este sentido, el horario de la Unidad es de 08.00 a 21.00 horas con un turno de mañana y otro de tarde y, en horario nocturno, la atención está cubierta por uno de los médicos de la Unidad, que mediante vía telefónica atiende las posibles solicitudes de los pacientes, y por el servicio de guardia de Medicina Interna y Urgencias intrahospitalarias.

Perfil del paciente

El requisito principal para que un paciente sea atendido en esta Unidad es que esté clínicamente estable, con evolución favorable, un diagnóstico establecido y un tratamiento pautado que luego podrá ser modificado por el equipo médico especialista, según su evolución. Así, los pacientes ingresados es esta Unidad son atendidos, entre otros motivos, por infecciones que requieren solo tratamiento intravenoso y pacientes con heridas quirúrgicas que requieren curas diarias más específicas que las que pueden hacerse desde Atención Primaria.

Por otro lado, los usuarios que por el momento pueden acceder a esta Unidad son aquellos que residan en todo el ámbito municipal de San Sebastián de La Gomera y en el casco del municipio de Hermigua, aunque se está estudiando la posibilidad de que se aumente el ámbito de actuación a otras áreas de la Isla.

 Fuente: GomeraVerde.com

Abre Antequera 51, un residencial puesto en marcha por 80 jubilados

residencial antequera 51El grupo de cooperativistas ha trasladado a Andalucía el modelo «cohousing» propio de los países del Norte de Europa.

La esperanza de vida ha aumentado considerablemente en España, donde la media ya supera los 83 años. Vivimos más tiempo y además con mejor calidad de vida, una situación que está comenzando a cambiar el modelo actual de residencias para la tercera edad. Cada vez son más los mayores que deciden pasar la última etapa de su vida en un lugar que ofrezca todas las atenciones necesarias, pero con la autonomía de una vivienda independiente.

Ese precisamente era el sueño que perseguían los fundadores de Antequera 51, un residencial puesto en marcha por 80 cooperativistas que acaba de abrir sus puertas en este municipio malagueño, convirtiéndose en uno de los primeros espacios de «cohousing» de Andalucía.

El concepto «cohousing», propio de los países del Norte de Europa, se basa en crear espacios de vivienda colaborativa para personas mayores, donde son los propios residentes los que gestionan los servicios en función de sus necesidades.

En España en los últimos años se han creado algunos residenciales basados en este modelo en Valladolid y en Madrid, en Andalucía existen un par ejemplos en la provincia de Málaga, pero ninguno tiene las características de Antequera51 que ha sido creada siguiendo exhaustivamente los parámetros de este concepto.

El grupo de cooperativistas antequeranos, la mayoría de ellos jubilados, comenzó a gestar la idea en 2013 y tres años después comenzaron las obras de este residencial en el que han invertido más de 5,5 millones de euros.

Apoyo Institucional

Según explica a elEconomista Andalucía Francisco Javier López, supervisor de Antequera 51, el proyecto ha contado con el apoyo de la Junta de Andalucía, que le ha concedido una subvención a través de la Agencia Idea de unos 500.000 euros y del Ayuntamiento del municipio, que ha cedido por 99 años la parcela municipal de 7.000 metros cuadrados en la que se ha levantado el residencial.

Las modernas instalaciones cuentan con 80 viviendas independientes de diferentes tamaños y categorías y además albergan espacios comunes como peluquería, gimnasio, lavandería, cafetería y espacio para personal sanitarios.

«Son viviendas colaborativas, es una filosofía de vida que se basa en vivir con la independencia de una vivienda pero con los servicios que ofrece una residencia. Ellos mismos serán los gestores del edificio y contratarán los servicios que necesiten», comenta el supervisor.

Antequera 51 no es una residencia convencional, por lo que la horquilla de edad de sus usuarios es mucho más amplia que en estos espacios. El nombre indica que la edad mínima para residir en estas viviendas son los 50 años, los cooperativistas actuales rondan entre los 51 y los 75, aunque el residencial está abierto a personas más mayores.»Gestionar estas instalaciones no es tarea fácil, por lo que los más jóvenes guiarán y ayudarán a los más mayores», añade López.

El residencial, que ha sido inaugurado este mes, está a la espera de solucionar los últimos detalles del suministro eléctrico y de agua caliente para poder recibir a los primeros residentes. El complejo no está pensado solo para los cooperativistas que lo han puesto en marcha, está abierto a cualquier persona que desee vivir allí, aunque actualmente las 80 plazas que ofrece están cubiertas.

El principal reto de los fundadores de este proyecto es conseguir implantar este modelo de viviendas colaborativas en España. «Nuestra meta es ser un referente para que este concepto logre sustituir al modelo actual de residencia», señala el supervisor.

Garantizar que los últimos años de nuestra vida estén marcados por la independencia, sin renunciar al bienestar, ese es el sueño de este grupo de andaluces convertidos en emprendedores a la tercera edad.

Fuente: el Economista

Viviendas diseñadas para facilitar la vida de las personas mayores

moderna-cocina-para-minusvalidosLa empresa Senioriales construye un complejo de apartamentos en alquiler con servicios para la tercera edad en Hendaia.

Cada vez es más habitual entre las personas mayores decantarse por la opción de vivir e en sus propias casas, y no en una residencia. Seguir manteniendo un espacio personal, rodeado de recuerdos y objetos personales, y mantener la independencia son algunas de las razones para ello.

Por este motivo, la empresa Senioriales ha decidido construir un complejo de apartamentos con servicios para personas mayores. El pasado 1 de febrero se realizó la presentación oficial mostrando sus nuevas instalaciones en el centro de Hendaia, la ciudad seleccionada por su oferta tanto económica como de ocio y turismo.

El complejo ya está abierto desde este lunes, 4 de febrero, y el acto de presentación contó con la presencia de Frederic Brouard, director de Marketing y Comunicación;Jerôme Gauvin, responsable regional de Explotación;y Aïcha Gerbaud Navarro, directora de Senioriales Hendaya.

RECEPCIÓN Y PARKING

Senioriales Hendaya cuenta con 90 viviendas amuebladas en alquiler (de 27 a 72 metros cuadrados) en un nuevo edificio adaptado y segurizado con recepción siete días a la semana, 25 plazas de parking, habitación de recepción para invitados, salón club, terraza equipada, restauración, servicio de limpieza de habitaciones, animaciones diarias, etc.

Son viviendas funcionales y diseñadas para hacer la vida cotidiana más fácil. Cumplen con las expectativas de las personas mayores autónomas que desean combinar confort, seguridad y convivencia.

Fuente: noticias de Gipuzkoa

El Gobierno valenciano impulsa cursos y ayudas de hasta 2.350 euros para contratar asistentes de personas dependientes

asistente-personalLas prestaciones y los cursos completan el catálogo de servicios de la Generalitat diez años después de que se aprobara la norma.

La figura del asistente personal está pensada para que las personas evaluadas como dependientes participen en la vida social y desarrollen su autonomía.

La Generalitat Valenciana da la última puntada a la Ley de Dependencia. El Ejecutivo autonómico ha comenzado a abonar a las personas dependientes una prestación para poder contratar a un asistente personal que les ayude a tener autonomía y a participar en la vida pública. Una década después de que se aprobara la norma y de años de inacción, los valencianos ya pueden acceder al catálogo completo de servicios que regula esta ley, una reivindicación de las plataformas.

La prestación viene reconocida en la Ley de Dependencia de 2008, aprobada por el Gobierno socialista, que el Ejecutivo autonómico del PP no había desarrollado a nivel valenciano. El Consell del Botànic, a través del decreto que regula las evaluaciones del grado de dependencia, regula esta figura en la Comunitat Valenciana, la última del catálogo de prestaciones de la ley. El decreto establece un nivel adicional de protección para las personas con dependencia severa o con gran dependencia, cuyo coste se asume por parte de la Generalitat.

Las ayudas, desconocidas para muchas personas con dependencia, se abonan según las horas de contratación de personal hasta un máximo de 2.350 euros de complemento. El pasado año apenas varias decenas de personas las habían solicitado por desconocimiento, ya que hay cerca de 70.000 personas dependientes en la Comunitat Valenciana. La cuantía máxima está pensada para las personas con mayor dependencia, de grado 2 o 3, y beneficiará a quienes soliciten el servicio a jornada completa -más de 120 horas al mes-.

La prestación busca contribuir a la contratación de asistencia personal para facilitar a la persona dependiente que haga sus tareas diarias. Bien sea acudir al trabajo, al centro de estudios, a hacer la compra o gestiones administrativas; el objetivo es facilitar su autonomía en las actividades básicas y su participación en la comunidad, un mandato de Naciones Unidas. En otras palabras: ayudar a una persona a hacer una vida «normal». La convención sobre los derechos de las personas con discapacidad reconoce su derecho a vivir de forma independiente y a ser incluidas en comunidad de una forma digna.

Cursos de formación

Las personas que ejerzan como asistentes acompañarán a la persona dependiente en sus quehaceres dentro y fuera del hogar, aunque en el trabajo doméstico no podrán superar el 30% de horas del total, ya que para necesidades mayores existen otras figuras reguladas en la norma, como la ayuda a domicilio o el cuidador familiar.

Para ello, tendrán que superar unos cursos impartidos por las plataformas de personas con dependencia. El desarrollo de la figura se ha elaborado junto a Cermi, Cecoval, Vicoval y Codifiva, con las que se ha pactado un modelo único. Estas entidades, apoyadas por el Consell, se encargarán de impartir los cursos de formación que permitan a cualquier persona -que demuestre sus capacidades- ejercer como asistente personal.

Estos cursos tendrán una duración mínima de 50 horas lectivas, aunque no serán necesarios en el caso de técnicos en atención a personas dependientes, integración social o sociosanitaria o titulados en terapia ocupacional.

Las personas en situación de dependencia o sus representantes legales podrán contratar la asistencia personal directamente con personas físicas o a través de entidades acreditadas por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, que avalará la prestación con un informe de servicios sociales.

Fuente: eldiario.es

 

Presentada la publicación ‘Viviendas para personas mayores en Europa. Nuevas tendencias para el Siglo XXI’

Jornada viviendasEl martes, 11 de diciembre de 2018, ha tenido lugar la Jornada organizada por la Fundación Pilares para la Autonomía Personal y la Fundación Caser “Viviendas para personas mayores en Europa. Nuevas tendencias para el siglo XXI” en la que se ha presentado un libro con el mismo título, editado por la Fundación Pilares. En el acto de inauguración, además de Pilar Rodríguez, presidenta de F. Pilares, y Juan Sitges, Director de F. Caser, han intervenido la Secretaria de Estado de Servicios Sociales, Ana Isabel Lima, y Cristina Narbona, que fue responsable de Vivienda y es experta en la materia.

En los países más avanzados en políticas sociales llevan años realizando una transición, desde el modelo institucional clásico de residencia, que se considera agotado, hacia el modelo hogar. En este contexto, se construyen y ofrecen diferentes tipos de viviendas para esta fase de la vida (viviendas compartidas, viviendas comunitarias, viviendas colaborativas -cohousing-, apartamentos con servicios, etc.), en las que las personas pueden continuar viviendo, aunque se necesiten cuidados y atención profesional.

Con ello se trata de acercarse al cumplimiento del deseo de la mayoría de las personas, que quieren mantenerse el mayor tiempo posible (toda la vida) en sus hogares. Para conseguirlo es importante invertir en realizar viviendas más accesibles y adecuadas, hacer mejoras en los hogares para evitar que las personas se tengan que mudar cuando se hagan mayores, y garantizar la provisión de cuidados y apoyos en casa cuando se tienen situaciones de dependencia.

Para explicar las tendencias existentes en diferentes países, como ponentes de la Jornada han participado reconocidos expertos en el sector de vivienda y atención a personas mayores, que son también autores del libro:

– Inglaterra (Jeremy Porteus)
– Alemania (Miguel Montero)
– Suecia (Astrid Lindström)

También aportó su experiencia como conocedor in situ de experiencias internacionales, Josep de Marti, director de Inforesidencias.com, que describió algunos ejemplos de viviendas existentes en EE.UU y Holanda.

Como modelo de vivienda alternativa a las residencias en el medio rural español, se presentó la experiencia de las viviendas comunitarias de Castilla La Mancha, que se ofrecen por el Gobierno de esa C.A. como alternativa viable para combatir la soledad y vulnerabilidad de muchas personas mayores que quedan aisladas en sus pueblos, favorecer el apoyo mutuo y desarrollar la solidaridad vecinal. Además de cumplir estos loables objetivos, esta modalidad de vivienda también presenta una nada desdeñable potencialidad de creación de empleo al ofrecer puestos de trabajo a la población joven en unos territorios muy marcados por la despoblación.

Un tipo de vivienda que está teniendo mucha aceptación entre las personas mayores en España, es el denominado cohousing. Sin embargo, existen dudas en cuanto a su diseño, sobre todo, pensando en que este tipo de viviendas continúen resultando válidas cuando las personas desarrollen situaciones de dependencia. Para debatir los aspectos que deben considerarse, hubo en la Jornada una intervención del arquitecto, Javier del Monte, experto en la materia.

Pero, además de planificar un nuevo modelo de viviendas para personas mayores, se considera muy relevante plantear la necesidad de desarrollar una política de adaptación del parque de viviendas existente. Más de un 95 % de la población mayor española vive en su propia casa, y la mayoría son propietarias de la misma. Pero alrededor de un 40 por ciento de estas viviendas tienen problemas de accesibilidad importantes al carecer de ascensor, salvaescaleras o rampas, de manera que, en algunos casos, el hogar puede llegar a convertirse en una cárcel. También existen muchas barreras en el interior de la casa, que obstaculizan llevar a cabo las actividades de la vida diaria cuando se tienen limitaciones funcionales Tanto en la Jornada, como en el libro, el arquitecto Xavier García Milà describe cómo llevar a cabo programas coherentes y estruc­turadas de adaptación funcional personalizada de viviendas.

Y no podía faltar en una Jornada y Publicación que trata de orientar sobre diferentes facetas que tienen que ver con la vivienda de las personas mayores y su bienestar, el tema de las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que tienen ya en la actua­lidad, pero lo tendrán mucho más en el futuro, un relevante papel. Se aportó a la Jornada y a la publicación una aportación de Fundación Vodafone España en la que se describe parte de la amplia oferta ya disponible que puede resultar de utilidad para personas mayores (interfaces accesibles, asistentes de voz, mensajería instantánea), así como diversos desarrollos tecnológicos relacionado con la domótica y la teleasis­tencia avanzada (detectores de presencia, de humo, gas, apertura de puertas, videoatención, control de constantes vitales…). Y se da cuenta también de un futuro nada lejano en el que la robótica tendrá cada vez más presencia, entre otras cosas, para mejorar el cuidado de las personas que tienen una situación de dependencia.

La presidenta de la Fundación Pilares, Pilar Rodríguez, señaló la existencia de evidencia científica acerca de que el modelo vivienda produce mucho más bienestar a las personas que el modelo institución. Y tiene también más capacidad para ofrecer una atención centrada en la persona en un entorno que sintoniza y da sentido al mundo de valores inherentes a cada persona para que pueda seguir controlando su vida. Al plantear un análisis crítico sobre el modelo residencial, también animó a la ciudadanía, no solo a las personas mayores, a plantearse preguntas como: “¿Dónde querremos vivir si tenemos que dejar nuestra casa de siempre?, ¿cómo poder mantener nuestro estilo de vida, nuestra propia imagen y llevar a cabo nuestros deseos más íntimos?, ¿cómo querremos que nos cuiden?, ¿cuánto tendremos o podremos pagar por ello? Creo que la respuesta pasa por avanzar en la integración de las políticas de vivienda y las de cuidados de larga duración, como se hace en otros países. Solo así conseguiremos que el lugar en el que vivir y recibir cuidados no signifique un desarraigo traumático de lo más íntimo y propio, sino que más bien se plantee como una mudanza:  La locución más adecuada a la que aspiramos sería poder decir “Me cambio de casa”, en lugar de decir: abandono mi casa y voy a “ingresar” en una residencia”.

Argumentos desarrollados en la Jornada, y que pueden encontrarse en el libro:

Las personas mayores, como el conjunto de la población, no tienen buena imagen de las residencias. La razón fundamental para este rechazo es la percepción social de que el abandono del hogar y el ingreso en una institución provoca una pérdida de control sobre la propia vida: lo habitual es que se comparta la habitación con alguien desconocido, que el ambiente físico se parezca más a un hospital que a una casa, que no se puedan hacer elecciones (horas de levantarse y acostarse, comidas…), que dejen de realizarse las actividades que a las personas les gustan… Que sean otros, en fin, quienes deciden sobre el devenir de la vida cotidiana, lo que puede conducir a la pérdida de valor y de sentido de la propia vida.

Sin embargo, el fenómeno de la creciente longevidad que estamos viviendo arroja un escenario que nos sitúa como el país más envejecido del mundo. Según las últimas proyecciones demográficas del INE para España, dentro de tan solo quince años la población mayor de 65 años pasará de representar un 19 % a más del 25 % del total. Y durante ese corto periodo de tiempo el número de personas mayores de 80 años se incrementará en un millón de personas. Es en este segmento de edad cuando es más probable desarrollar una situación de dependencia por la que se precisen cuidados y apoyos de larga duración o vivir en solitario. Y es entonces cuando suele recurrirse a las residencias, en ausencia de una oferta de viviendas adecuadas para estas situaciones.

Sin duda, la escisión que desde siempre ha existido en nuestro país entre las políticas de vivienda y las de servicios sociales y de sanidad están entre las causas de esta debilidad en la oferta pública de viviendas para personas mayores. Que estas casas se diseñen integradas en entornos comunitarios (y no en el extrarradio de las ciudades) y que los apoyos y cuidados se presten con el enfoque de atención centrada en la persona es la tendencia clara que se aprecia en los países más avanzados.

Conocemos por la investigación desarrollada que las perso­nas mayores de hoy, y aún más las que están llegando a la edad de jubilación, presentan un perfil muy diferente al de generaciones anteriores: mucho más alto nivel de estudios, pensiones más elevadas, modelos de ocio más sofisticados, mayor conciencia de sus derechos y, por tanto, con un grado de asertividad y exigencia superiores. Este cambio de perfil agudiza la negativa percepción que las personas mayores tienen en cuanto a los modelos de alo­jamientos existentes (las residencias). Y reclaman cada vez con más fuerza contar con viviendas modelo hogar en el que puedan mantener el máximo control de sus vidas, aunque lleguen a desarrollar situacio­nes de dependencia.

La lon­gevidad creciente de la población y las demandas de las personas mayores se presenta como un gran reto para la arquitectura, pero también para promotores, planificadores y gestores de vivienda y de las políticas de servicios sociales y sanitarios, mediante miradas y políticas transversales.

Las Unidades de Convivencia: cómo envejecer sintiéndote como en casa

foto2 (1)

  • Son espacios asistenciales creados en las residencias asistidas para estimular con elementos, ambientes y tareas habituales en su vida anterior a las personas usuarias con mayor grado de dependencia

El incremento de la esperanza de vida en el mundo occidental ha disparado la demanda de servicios asistenciales y generado también una mejora sustancial en la calidad de las residencias y centros de día, que diversifican prestaciones para dar respuestas individualizadas a las diferentes tipologías de personas usuarias que precisan de sus servicios. En este contexto de cambio, y para responder a los desafíos que plantean las personas de más edad y con un grado de dependencia tan notable que hace que sólo conserven determinadas capacidades sensoriales, han nacido unos nuevos espacios en los centros asistenciales denominados unidades de convivencia. En dos residencias de las Terres de l’Ebre ubicadas en las poblaciones de Tortosa y Sant Carles de la Ràpita y gestionadas por L’Onada Serveis, funcionan dos unidades de este tipo.

Para el profano, las Unidades de Convivencia son toda una sorpresa. Desde una cocina a un tendedero de ropa y, desde una cafetera italiana a un lavadero o un huerto; todo ello se conjuga en estos espacios para ofrecer un entorno en el que las personas usuarias ven estimuladas las capacidades que todavía conservan por elementos habituales a su vida anterior. “Intentamos crear un espacio similar a un hogar y lo llenamos de elementos que sabemos motivan a las personas que harán uso del mismo. Por ejemplo, aquí en La Ràpita hemos dispuesto un huerto y preparamos conservas de verdura porque conocemos las historias de vida de los usuarios y sabemos que, muchos de ellos, han sido agricultores y disponían de pequeñas huertas en sus viviendas o cerca”, señala Penny Subirats, directora de L’Onada La Ràpita.

Otro centro donde funciona también una Unidad de este tipo es L’Onada Tortosa, donde se dispone también de un jardín para que las personas usuarias puedan disfrutar de la horticultura y de un agradable espacio interior donde, si lo desean, tienen la posibilidad de degustar un café, cocinar o practicar diferentes juegos de mesa habituales a su vida anterior. “Jugar a cartas o a dominó es algo que hacen muchos de los residentes, pero si tenemos que identificar una actividad que destaca por su valor estimulativo esa es sin duda la de tender la ropa. Lo que buscamos es potenciar las capacidades que todavía conservan los usuarios y lo hacemos con estímulos que conocen y les hacen recordar momentos. Lo llamamos trabajo de reminiscencia”, explica Andrea Labòria, directora de L’Onada Tortosa.

Fundació Aymar i Puig invierte 2,5 M€ en la ampliación y reforma de su complejo residencial en Alella

IMG_4391El Conseller de Treball, Afers Socials i Famílies, M. Hble. Chakir el Homrani presidió el acto de inauguración, que tuvo lugar el sábado 17 de noviembre.

El centro residencial se amplía 1500 m2 y supondrá la contractación de 30 personas.

Después de 18 meses de obras, la Fundació Aymar i Puig inauguró este fin de semana la ampliación del centro residencial situado en el municipio de Alella, en la comarca del Maresme. El proyecto ha significado la ampliación de 1.500 m2 construidos con una inversión de 2,5M €, y está previsto una ampliación de la plantilla del 30%. Las nuevas instalaciones permitirán disponer de 47 nuevas plazas (un 53% más) alcanzando una capacidad para atender a 118 personas, y 30 nuevas plazas más como centro de día, lo que supone un total de 60 plazas en esta modalidad.

El Conseller Chakir el Homrani ha felicitado a la entidad por estas obras de mejora y ha subrayado que «una de las principales tareas que haga entidades como la suya es la de generar seguridad a las familias para que en la atención de personas con alta dependencia las familias necesitan sentir que estas personas estarán tan bien como en casa «. «Lleve décadas de trabajo en la atención a personas y con vosotros sabemos que esto es así», ha afirmado el Conseller.

El Homrani también ha destacado que desde el Departamento se apuesta por un «envejecimiento a kilómetro 0» y un modelo de atención centrado en las personas. En este sentido, el consejero ha explicado que el objetivo es fomentar que «las personas puedan ser atendidas cerca de su entorno personal y comunitario y evitar un corte con su entorno, alejándolos de los lugares que conocen».

Precisamente, esta ampliación del centro responde sobre todo a la voluntad de Fundació Aymar i Puig de ampliar el alcance de la atención y los recursos disponibles para las personas. Según la Directora General de la Fundació, Silvia Vázquez, «no pretendemos crecer únicamente de forma cuantitativa, sino que nuestro valor es crecer cualitativamente». A lo largo de los años, la entidad ha desarrollado un concepto de centro que ofrece una profesionalidad desde la proximidad, adaptada a las necesidades de cada persona, y sobre todo, especializada en el acompañamiento y apoyo en todas las etapas del proceso de envejecimiento y / o dependencia.

Fundació Aymar i Puig es una entidad privada de orientación social sin ánimo de lucro que centra su actividad en la atención a las personas, y apuesta decididamente por una relación ágil y fluida con el ámbito público y privado, estableciendo apoyos, colaboraciones y acuerdos con agentes del conocimiento (Fundación Salud y Envejecimiento – UAB, Observatory of Entrepreneurship and Happiness – UPC, Instituto Guttmann, CAMON Consulting, así como Administraciones Públicas (Generalitat de Cataluña, Diputación de Barcelona, ​​Consejos Comarcales, Entidades Municipales) y participando activamente en el sector (miembro de la Junta Directiva de ACRA), entre otros. Actualmente, también se ocupa de la gestión del servicio de atención domiciliaria de 10 municipios de la provincia de Barcelona.

La Fundació ha demostrado también su implicación en establecer un modelo basado en la innovación, la mejora continua, la profesionalización, la gestión del talento y la dignificación del sector de la atención a las personas. Por ello, impulsa y participa activamente en diferentes proyectos como el Acompañamiento Integral al Profesional – AIP (nuevo modelo de gestión competencial de los recursos humanos específicos del sector de atención a la dependencia en col • colaboración OEH-UPC y CAMON), SINAPSIS ( centro innovador en el enfoque de la neurorrehabilitación cognitiva y física en colaboración FSIE-UAB, DIBA y F. de Arriba), REMI (nuevas intervenciones en el ámbito de las terapias de reminiscencia en colaboración con FSIE-UAB) ; y programas dentro de la atención a la dependencia en el marco del envejecimiento activo, la felicidad en las organizaciones, las relaciones con la comunidad y intergeneracionales, la prevención de la soledad, la atención al paciente complejo crónico y en situaciones de final de vida, la detección del maltrato y proyectos para la promoción de la ética asistenciales.

A lo largo de estos 70 años de experiencia, la entidad ha ido alcanzando y haciendo crecer sus hitos, siendo galardonada con diferentes premios y reconocimientos en Cataluña (premios ACRA a la Calidad e Innovación del servicio) y en España ( premio Fundación Pilares a la innovación en la gestión por el modelo AIP). Su modelo de organización y atención a las personas ha sido divulgado en numerosos congresos y jornadas.

La filosofía de la Fundació Aymar i Puig es garantizar una atención facilitadora de espacios de vida significativos para las personas atendidas y sus familias, pero también por los profesionales que conforman la entidad. Según Silvia Vázquez, «creemos que nuestro prestigio nos es dado por cada persona que está siendo atendida y ha sido atendida en nuestra entidad, por cada familia que ha formado parte de nosotros y por la implicación de nuestros profesionales.»

La organización cuenta actualmente con casi 100 trabajadores y profesionales de un amplio abanico de perfiles del ámbito social y sanitario para la gestión, atención directa e indirecta de los servicios. Con la ampliación, el centro tiene previsto incrementar hasta un 30% la plantilla, con profesionales a los que se les pide, más allá de su capacidad técnica, que dispongan de competencias sociales y emocionales, motivación y actitud hacia las personas que atienden. «Son las personas quienes nos definen como organización y quienes aportan el valor añadido a nuestro proyecto y en nuestra razón de ser: trabajar con y para las personas» destaca la directora del centro.

Fundació Aymar i Puig se constituyó en 1947 por tres hermanos provenientes de una familia acomodada y reconocida de Alella que decidieron destinar su legado económico a dar respuesta a una necesidad latente en el municipio: un servicio de atención profesionalizada para personas con diferentes demandas sociales, económicas y asistenciales. Fundació Aymar i Puig cerró 2017 con una facturación de 3M € y tiene previsto cerrar 2.018 con un crecimiento del 5%. La Fundació continúa reinvirtiendo los resultados de su actividad en la mejora de la atención a las personas en nuestra sociedad.


Compromís considera que el impulso de un nuevo modelo residencial para personas mayores es uno de los mayores éxitos de la legislatura

Mónica OltraLa conselleria que dirige Mónica Oltra ha conseguido crear en tres años más de 4.000 nuevas plazas sostenidas con fondos públicos.

La portavoz adjunta del grupo parlamentario Compromís, Mònica Àlvaro, ha realizado una valoración muy positiva del nuevo modelo residencial impulsado por el gobierno del Botánico en esta legislatura, «debe considerarse un éxito que la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas haya alcanzado en tres años un incremento del 32,2% en la oferta de plazas sostenidas con fondos públicos en centros residenciales para personas mayores, pasando de las 12.829 plazas que habían en 2015 a las 16.969 actuales, lo que supone la creación de 4.140 nuevas plazas».

Para Álvaro «todo esto a pesar del punto del que se tuvo que partir tras el cambio de gobierno en 2015, cuando se tuvo que poner en orden el sector residencial ya que el anterior modelo del PP había sido declarado ilegal por el TSJCV y en consecuencia la adjudicación de 2.000 plazas públicas fueron declaradas ilegales».

La buena gestión de Mónica Oltra y su equipo ha logrado revertir esta situación impulsando un nuevo modelo residencial que ya está dando sus frutos. Con este nuevo modelo se ha conseguido que el 86% de las nuevas plazas dependan de gestores que quedaron fuera del modelo de accesibilidad del antiguo gobierno. Un modelo residencial del PP que tenía como único objetivo llenar residencias para fines lucrativos de unos pocos, como corroboramos en la comisión de Investigación sobre ese modelo que llevamos a cabo en Les Corts en esta legislatura y como se desprende de las investigaciones del caso Brugal con escuchas en las que se escucha como presionaban a alcaldes y trabajadores sociales para que se influyera en las familias usuarias para elegir los centros de la familia del entonces conseller del PP Juan Cotino.

Frente a esto se ha instaurado un modelo en el que el objetivo es ofrecer una vida digna en la que se atiendan las necesidades de las personas mayores. Por ello, se ha potenciado la autonomía personal, paraque el recurso residencial sea una opción más y no la única, ni un elemento de especulación a costa de las políticas de bienestar.

En este nuevo modelo participa la Generalitat Valenciana con plazas públicas y con ayudas para elegir plaza cerca del municipio de residencia, ayuntamientos con plazas públicas, entidades sin ánimo de lucro y empresas privadas.

Según explica Álvaro «ya no basta con ‘llenar’ residencias. Ahora se pide calidad. Para ello se han tenido en cuenta criterios para adjudicar las plazas pensando en lo mejor para las personas mayores: centros que ofrezcan servicio de enfermería, centros que ofrecen doble menú, habitaciones con sistema de climatización y baño interior, centros que ofrezcan acompañamientos gratis al médico o gestiones externas, podología, y peluquería y enfermería 24 horas».

La adjudicación de las plazas de este nuevo modelo residencial ha sido el resultado de un proceso abierto, transparente y garantista, con cláusulas antimonopolio para evitar situaciones anteriores que perjudicaron a la mayoría de empresas y donde se han valorado criterios sociales. De hecho, frente a las 9 empresas que resultaron adjudicatarias con el anterior ejecutivo, con el nuevo proceso han sido 29 empresas.

«Estamos ante un nuevo modelo residencial que nos hace pasar a los valencianos y a las valencianas de la vergüenza al orgullo. Nuestros mayores ya no son utilizados para el enriquecimiento de unos pocos, ahora están en el centro de las políticas que tienen como objetivo la dignidad a las personas», ha concluido Álvaro.

Fuente: elperiodic.com

Etiquetas
@dependencia2_0

📌En España el #dolor crónico afecta a aproximadamente el 18% de la población. 📌Se estima que el coste económico que supone el dolor crónico en España es del 2,5% del PIB, aproximadamente unos 16.000 millones de euros. Vía @DolorPuntoCom Más datos👇 dolor.com/es-es/para-sus… pic.twitter.com/ziVfgnEMP4

Las noticias de Dependencia Social Media