Residencia

Abre Antequera 51, un residencial puesto en marcha por 80 jubilados

residencial antequera 51El grupo de cooperativistas ha trasladado a Andalucía el modelo «cohousing» propio de los países del Norte de Europa.

La esperanza de vida ha aumentado considerablemente en España, donde la media ya supera los 83 años. Vivimos más tiempo y además con mejor calidad de vida, una situación que está comenzando a cambiar el modelo actual de residencias para la tercera edad. Cada vez son más los mayores que deciden pasar la última etapa de su vida en un lugar que ofrezca todas las atenciones necesarias, pero con la autonomía de una vivienda independiente.

Ese precisamente era el sueño que perseguían los fundadores de Antequera 51, un residencial puesto en marcha por 80 cooperativistas que acaba de abrir sus puertas en este municipio malagueño, convirtiéndose en uno de los primeros espacios de «cohousing» de Andalucía.

El concepto «cohousing», propio de los países del Norte de Europa, se basa en crear espacios de vivienda colaborativa para personas mayores, donde son los propios residentes los que gestionan los servicios en función de sus necesidades.

En España en los últimos años se han creado algunos residenciales basados en este modelo en Valladolid y en Madrid, en Andalucía existen un par ejemplos en la provincia de Málaga, pero ninguno tiene las características de Antequera51 que ha sido creada siguiendo exhaustivamente los parámetros de este concepto.

El grupo de cooperativistas antequeranos, la mayoría de ellos jubilados, comenzó a gestar la idea en 2013 y tres años después comenzaron las obras de este residencial en el que han invertido más de 5,5 millones de euros.

Apoyo Institucional

Según explica a elEconomista Andalucía Francisco Javier López, supervisor de Antequera 51, el proyecto ha contado con el apoyo de la Junta de Andalucía, que le ha concedido una subvención a través de la Agencia Idea de unos 500.000 euros y del Ayuntamiento del municipio, que ha cedido por 99 años la parcela municipal de 7.000 metros cuadrados en la que se ha levantado el residencial.

Las modernas instalaciones cuentan con 80 viviendas independientes de diferentes tamaños y categorías y además albergan espacios comunes como peluquería, gimnasio, lavandería, cafetería y espacio para personal sanitarios.

«Son viviendas colaborativas, es una filosofía de vida que se basa en vivir con la independencia de una vivienda pero con los servicios que ofrece una residencia. Ellos mismos serán los gestores del edificio y contratarán los servicios que necesiten», comenta el supervisor.

Antequera 51 no es una residencia convencional, por lo que la horquilla de edad de sus usuarios es mucho más amplia que en estos espacios. El nombre indica que la edad mínima para residir en estas viviendas son los 50 años, los cooperativistas actuales rondan entre los 51 y los 75, aunque el residencial está abierto a personas más mayores.»Gestionar estas instalaciones no es tarea fácil, por lo que los más jóvenes guiarán y ayudarán a los más mayores», añade López.

El residencial, que ha sido inaugurado este mes, está a la espera de solucionar los últimos detalles del suministro eléctrico y de agua caliente para poder recibir a los primeros residentes. El complejo no está pensado solo para los cooperativistas que lo han puesto en marcha, está abierto a cualquier persona que desee vivir allí, aunque actualmente las 80 plazas que ofrece están cubiertas.

El principal reto de los fundadores de este proyecto es conseguir implantar este modelo de viviendas colaborativas en España. «Nuestra meta es ser un referente para que este concepto logre sustituir al modelo actual de residencia», señala el supervisor.

Garantizar que los últimos años de nuestra vida estén marcados por la independencia, sin renunciar al bienestar, ese es el sueño de este grupo de andaluces convertidos en emprendedores a la tercera edad.

Fuente: el Economista

La primera residencia pública de Sabadell será una realidad en 2022

SabadellLa primera residencia pública para personas mayores de Sabadell será una realidad en 2022. Así lo han anunciado los responsables municipales y el conceller de Treball, Afers Socials i Familia, Chakir El Homrani. El equipamiento dispondrá de 5.000 metros cuadrados y 102 plazas, 98 de las cuales serán concertadas.

La Generalitat aportará 2,2 millones anuales para cubrir este concierto. El Ayuntamiento invertirá 8,4 millones de euros para construir el equipamiento en un solar de la zona sur de la población. También incluirá 25 plazas de día y una veintena dedicadas a servicios sociales. Este proyecto es una larga reivindicación vecinal que arrastra más de 17 años de promesas incumplidas.

El alcalde de la ciudad, Maties Serracant, explica que el acuerdo al que se ha llegado con la conselleria permitirá dar respuesta a una “deuda histórica” con los vecinos de Sabadell. De esta forma, afirma que el Ayuntamiento aportará 8,4 millones de euros para levantar el edificio que será de titularidad municipal y estará gestionado de forma pública. La empresa municipal Vimusa licitará el concurso público que determinará qué compañía asume la obra. La previsión es que el nuevo centro esté listo en 36 meses.

Serracant señala que el equipamiento se diseñará de acuerdo con un modelo más grupal “basado en unidades de convivencia” que se aleja del concepto “antiguo” de residencia. Detalla que habrá habitaciones y baños particulares, y varias zonas comunes como una sala de estar o una cocina que compartirán grupos de residentes. “Se trata de un modelo mucho más humanizado que se acerca más a la idea de tener una casa”, indica el alcalde.

El conseller de Treball, Aers Socials i Família, Chakir El Homrani, también ha destacado la importancia de apostar por un modelo que se ajuste a las necesidades de las personas mayores y al “envejecimiento activo de estas”. Al mismo tiempo, ha agradecido el esfuerzo del gobierno municipal por “encontrar una manera de dar respuesta a las necesidades de las personas y que se asegure la titularidad pública y la calidad”.

Sabadell es la única ciudad de Catalunya de más de 200.000 habitantes que no tiene una residencia pública para personas mayores. Actualmente la localidad acoge 26 centros para personas mayores que aglutinan 1.220 plazas de residencia. Según datos municipales, 489 de estos son concertadas colaboradoras y 731 privadas. Hay una lista de 768 ciudadanos que esperan poder acceder a una residencia.

Fuente: El Periódico

La residencia mixta para personas mayores de la Junta en Segovia dispondrá de más de 150 plazas completamente adaptadas para dependientes

_consejeraLa consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, ha visitado la residencia mixta para personas mayores titularidad de la Junta en Segovia, un centro en el que se está desarrollando un importante proceso de adaptación al nuevo modelo residencial de atención centrado en la persona.

Para esta reconversión de plazas de válidos en plazas aptas para personas dependientes, la Junta ya destinó en una fase inicial de reforma cerca de 1,5 millones de euros, a los que se han sumado otro medio millón de euros en 2018. Alicia García ha avanzado que la intención es seguir transformando todo el espacio de la residencia para que finalmente pueda disponer de más de 150 plazas para personas dependientes con espacios organizados en unidades de convivencia.

En la actualidad, la residencia cuenta con son 84 plazas para personas dependientes y con una plantilla de 107 trabajadores. Para la reconversión de esas 84 plazas en plazas para dependientes, la Junta destinó 1,5 millones de euros. Junto a esto, este centro ofrece en la actualidad 41 plazas de estancias diurnas dirigidas a mejorar y mantener el nivel de autonomía personal de las personas mayores y de un servicio de actividades de envejecimiento activo.

En este último año, la Junta ha dado un paso muy importante en su apuesta de futuro por este centro, destinando 530.000 euros al desarrollo de unas obras fundamentales de cara a poder seguir adaptando un centro al nuevo modelo de atención centrado en la persona.

Adaptaciones en 2018 que ponen las bases de la reconversión del centro

La residencia mixta para personas mayores de la Junta en Segovia fue concebida hace más de 40 años con plazas únicamente destinadas a personas válidas. Tras la reconversión que la Junta inició en este centro hace unos años, que permitió crear esas 84 plazas adaptadas a personas dependientes, en 2018, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades ha realizado unas obras que suponen la base que permite avanzar en este proceso de reconversión de plazas y que implican una apuesta de futuro por la mejora de un centro cuyo objetivo es, por un lado, que todas sus plazas estén adaptadas y sean aptas para personas dependientes y, por otro, que todas esas plazas acaben estando configuradas en unidades de convivencia.

Las unidades de convivencia son una forma de organizar el espacio en los centros residenciales, con unidades o zonas en las que conviven un máximo de 16 personas, y que permitan acercarse lo máximo posible al concepto del hogar familiar y dan un paso más en la personalización de la atención a las personas.

En este sentido, en las obras de 2018 se ha reubicado y mejorado la zona de fisioterapia y de actividades ocupacionales, se han instalado mamparas en espacios comunes posibilitando la separación de espacios -en el salón de actos se ha creado una zona de estas que hasta ahora no existía-, se ha instalado un nuevo ascensor accesible, se han creado dos aseos adaptados, se han ampliado las dimensiones de puertas y pasillos y se han eliminado desniveles.

Junto a esto, se ha mejorado notablemente la eficiencia energética del edificio instalando un nuevo sistema de calefacción por suelo radiante y tecnología de aerotermia que lo hace más eficiente y sostenible, además de renovar la carpintería exterior del centro y de sustituir parte de las cubiertas de la planta baja.

La mixta de Segovia será referente en una atención de calidad

Alicia García ha avanzado que las obras de 2018 permiten dar nuevos pasos en el trabajo de la Junta por este centro de Segovia. La consejera ha adelantado que en 2019 está prevista la licitación de un proyecto en la zona que en la actualidad no está ocupada por los residentes, cuyas obras se iniciarían en 2020, y a las que la Junta destinará unos dos millones de euros, para crear las primeras cuatro unidades de convivencia en este centro.

Una vez que finalice esta intervención, la previsión es continuar con la implantación de unidades de convivencia en la zona que ya está reconvertida y adaptada con esas 84 plazas para dependientes, lo que acabará transformando esta residencia en un centro organizado íntegramente en unidades de convivencia similares a un hogar y con todas sus plazas, más de 150, adaptadas para personas dependientes.

Con estas actuaciones la Junta de Castilla y León refuerza su compromiso con las personas mayores dependientes de Segovia, además de cumplir el compromiso derivado de los acuerdos con el Diálogo Social de reconvertir las plazas que inicialmente fueron concebidas para personas válidas a plazas para personas dependientes en las residencias públicas.

Fuente: NOTICIASDE

Las Unidades de Convivencia: cómo envejecer sintiéndote como en casa

foto2 (1)

  • Son espacios asistenciales creados en las residencias asistidas para estimular con elementos, ambientes y tareas habituales en su vida anterior a las personas usuarias con mayor grado de dependencia

El incremento de la esperanza de vida en el mundo occidental ha disparado la demanda de servicios asistenciales y generado también una mejora sustancial en la calidad de las residencias y centros de día, que diversifican prestaciones para dar respuestas individualizadas a las diferentes tipologías de personas usuarias que precisan de sus servicios. En este contexto de cambio, y para responder a los desafíos que plantean las personas de más edad y con un grado de dependencia tan notable que hace que sólo conserven determinadas capacidades sensoriales, han nacido unos nuevos espacios en los centros asistenciales denominados unidades de convivencia. En dos residencias de las Terres de l’Ebre ubicadas en las poblaciones de Tortosa y Sant Carles de la Ràpita y gestionadas por L’Onada Serveis, funcionan dos unidades de este tipo.

Para el profano, las Unidades de Convivencia son toda una sorpresa. Desde una cocina a un tendedero de ropa y, desde una cafetera italiana a un lavadero o un huerto; todo ello se conjuga en estos espacios para ofrecer un entorno en el que las personas usuarias ven estimuladas las capacidades que todavía conservan por elementos habituales a su vida anterior. “Intentamos crear un espacio similar a un hogar y lo llenamos de elementos que sabemos motivan a las personas que harán uso del mismo. Por ejemplo, aquí en La Ràpita hemos dispuesto un huerto y preparamos conservas de verdura porque conocemos las historias de vida de los usuarios y sabemos que, muchos de ellos, han sido agricultores y disponían de pequeñas huertas en sus viviendas o cerca”, señala Penny Subirats, directora de L’Onada La Ràpita.

Otro centro donde funciona también una Unidad de este tipo es L’Onada Tortosa, donde se dispone también de un jardín para que las personas usuarias puedan disfrutar de la horticultura y de un agradable espacio interior donde, si lo desean, tienen la posibilidad de degustar un café, cocinar o practicar diferentes juegos de mesa habituales a su vida anterior. “Jugar a cartas o a dominó es algo que hacen muchos de los residentes, pero si tenemos que identificar una actividad que destaca por su valor estimulativo esa es sin duda la de tender la ropa. Lo que buscamos es potenciar las capacidades que todavía conservan los usuarios y lo hacemos con estímulos que conocen y les hacen recordar momentos. Lo llamamos trabajo de reminiscencia”, explica Andrea Labòria, directora de L’Onada Tortosa.

Fundació Aymar i Puig invierte 2,5 M€ en la ampliación y reforma de su complejo residencial en Alella

IMG_4391El Conseller de Treball, Afers Socials i Famílies, M. Hble. Chakir el Homrani presidió el acto de inauguración, que tuvo lugar el sábado 17 de noviembre.

El centro residencial se amplía 1500 m2 y supondrá la contractación de 30 personas.

Después de 18 meses de obras, la Fundació Aymar i Puig inauguró este fin de semana la ampliación del centro residencial situado en el municipio de Alella, en la comarca del Maresme. El proyecto ha significado la ampliación de 1.500 m2 construidos con una inversión de 2,5M €, y está previsto una ampliación de la plantilla del 30%. Las nuevas instalaciones permitirán disponer de 47 nuevas plazas (un 53% más) alcanzando una capacidad para atender a 118 personas, y 30 nuevas plazas más como centro de día, lo que supone un total de 60 plazas en esta modalidad.

El Conseller Chakir el Homrani ha felicitado a la entidad por estas obras de mejora y ha subrayado que «una de las principales tareas que haga entidades como la suya es la de generar seguridad a las familias para que en la atención de personas con alta dependencia las familias necesitan sentir que estas personas estarán tan bien como en casa «. «Lleve décadas de trabajo en la atención a personas y con vosotros sabemos que esto es así», ha afirmado el Conseller.

El Homrani también ha destacado que desde el Departamento se apuesta por un «envejecimiento a kilómetro 0» y un modelo de atención centrado en las personas. En este sentido, el consejero ha explicado que el objetivo es fomentar que «las personas puedan ser atendidas cerca de su entorno personal y comunitario y evitar un corte con su entorno, alejándolos de los lugares que conocen».

Precisamente, esta ampliación del centro responde sobre todo a la voluntad de Fundació Aymar i Puig de ampliar el alcance de la atención y los recursos disponibles para las personas. Según la Directora General de la Fundació, Silvia Vázquez, «no pretendemos crecer únicamente de forma cuantitativa, sino que nuestro valor es crecer cualitativamente». A lo largo de los años, la entidad ha desarrollado un concepto de centro que ofrece una profesionalidad desde la proximidad, adaptada a las necesidades de cada persona, y sobre todo, especializada en el acompañamiento y apoyo en todas las etapas del proceso de envejecimiento y / o dependencia.

Fundació Aymar i Puig es una entidad privada de orientación social sin ánimo de lucro que centra su actividad en la atención a las personas, y apuesta decididamente por una relación ágil y fluida con el ámbito público y privado, estableciendo apoyos, colaboraciones y acuerdos con agentes del conocimiento (Fundación Salud y Envejecimiento – UAB, Observatory of Entrepreneurship and Happiness – UPC, Instituto Guttmann, CAMON Consulting, así como Administraciones Públicas (Generalitat de Cataluña, Diputación de Barcelona, ​​Consejos Comarcales, Entidades Municipales) y participando activamente en el sector (miembro de la Junta Directiva de ACRA), entre otros. Actualmente, también se ocupa de la gestión del servicio de atención domiciliaria de 10 municipios de la provincia de Barcelona.

La Fundació ha demostrado también su implicación en establecer un modelo basado en la innovación, la mejora continua, la profesionalización, la gestión del talento y la dignificación del sector de la atención a las personas. Por ello, impulsa y participa activamente en diferentes proyectos como el Acompañamiento Integral al Profesional – AIP (nuevo modelo de gestión competencial de los recursos humanos específicos del sector de atención a la dependencia en col • colaboración OEH-UPC y CAMON), SINAPSIS ( centro innovador en el enfoque de la neurorrehabilitación cognitiva y física en colaboración FSIE-UAB, DIBA y F. de Arriba), REMI (nuevas intervenciones en el ámbito de las terapias de reminiscencia en colaboración con FSIE-UAB) ; y programas dentro de la atención a la dependencia en el marco del envejecimiento activo, la felicidad en las organizaciones, las relaciones con la comunidad y intergeneracionales, la prevención de la soledad, la atención al paciente complejo crónico y en situaciones de final de vida, la detección del maltrato y proyectos para la promoción de la ética asistenciales.

A lo largo de estos 70 años de experiencia, la entidad ha ido alcanzando y haciendo crecer sus hitos, siendo galardonada con diferentes premios y reconocimientos en Cataluña (premios ACRA a la Calidad e Innovación del servicio) y en España ( premio Fundación Pilares a la innovación en la gestión por el modelo AIP). Su modelo de organización y atención a las personas ha sido divulgado en numerosos congresos y jornadas.

La filosofía de la Fundació Aymar i Puig es garantizar una atención facilitadora de espacios de vida significativos para las personas atendidas y sus familias, pero también por los profesionales que conforman la entidad. Según Silvia Vázquez, «creemos que nuestro prestigio nos es dado por cada persona que está siendo atendida y ha sido atendida en nuestra entidad, por cada familia que ha formado parte de nosotros y por la implicación de nuestros profesionales.»

La organización cuenta actualmente con casi 100 trabajadores y profesionales de un amplio abanico de perfiles del ámbito social y sanitario para la gestión, atención directa e indirecta de los servicios. Con la ampliación, el centro tiene previsto incrementar hasta un 30% la plantilla, con profesionales a los que se les pide, más allá de su capacidad técnica, que dispongan de competencias sociales y emocionales, motivación y actitud hacia las personas que atienden. «Son las personas quienes nos definen como organización y quienes aportan el valor añadido a nuestro proyecto y en nuestra razón de ser: trabajar con y para las personas» destaca la directora del centro.

Fundació Aymar i Puig se constituyó en 1947 por tres hermanos provenientes de una familia acomodada y reconocida de Alella que decidieron destinar su legado económico a dar respuesta a una necesidad latente en el municipio: un servicio de atención profesionalizada para personas con diferentes demandas sociales, económicas y asistenciales. Fundació Aymar i Puig cerró 2017 con una facturación de 3M € y tiene previsto cerrar 2.018 con un crecimiento del 5%. La Fundació continúa reinvirtiendo los resultados de su actividad en la mejora de la atención a las personas en nuestra sociedad.


Las personas mayores quieren seguir cantando bingo

Foto Artículo BingoA raíz de la prohibición de la Generalitat de jugar al bingo apostando dinero -aunque se trate de cantidades insignificantes- en los hogares de jubilados, centros de día y residencias para la tercera edad en Cataluña, las personas mayores reclaman el hecho de poder seguir jugando al bingo como siempre. Cabe destacar que, hoy por hoy, hablamos de una sanción que puede llegar hasta los 3.000 euros de multa por jugarse tan solo 20 céntimos de euro. Hasta el próximo mes de septiembre no se debatirá el veredicto final sobre si podrá jugar con dinero, o no.

A lo largo de los últimos días, tanto entidades como profesionales del sector en Cataluña han manifestado un gran desacuerdo con esta medida legal, puesto que se trata de una de las actividades que tiene mayor participación en los centros y que las personas usuarias la esperan con mucha ilusión. A demás, los profesionales asistenciales aseguran que todo el mundo participa, inclusive las personas con deterioro cognitivo.

Por otro lado, es importante destacar que la práctica de este clásico juego proporciona beneficios a escala terapéutica y que supone el aporte de características muy positivas para la persona; así como el hecho de compartir una actividad en grupo, mejorar la capacidad de atención, la memoria visual y, también, la auditiva, a demás de la estimulación cognitiva de la persona. Ante la situación en Cataluña, Cinta Pascual, Presidenta de la patronal catalana ACRA y directora general de L’Onada Serveis, ha manifestado que “Es una medida absurda y que hay cantidad de cuestiones más importantes a tratar que esta”.

De hecho, esta prohibición está afectando de manera negativa a la predisposición de las personas mayores a reunirse en los hogares de jubilados y, en paralelo, aseguran que se trata de un mero hecho de distracción en compañía. De acuerdo con lo mencionado, en los centros residenciales de L’Onada Serveis lo tienen muy claro y es que no van a dejar de practicar esta actividad que tanto gusta a las personas mayores. De manera que han decidido seguir cantando bingo, aunque sea con fichas de plástico.

A pesar de ello, tanto profesionales como personas usuarias de los centros reivindican su voluntad de poder seguir jugando al bingo de la manera tradicional, puesto que no se trata de una cuestión de dinero, sino de entretenimiento y que se juegan pequeñas cantidades simbólicas que no llegan a 1 euro.

Ni tan viejos ni festival de heavy-metal

Wacken Open AirUna nota de prensa policial mal entendida aventó la noticia falsa de que dos ancianos se habían escapado de una residencia para ir a un concierto de heavy-metal. Al final, los hombres sí se perdieron, pero ni eran tan mayores ni se dirigían al Wacken Open Air, el festival de heavy-metal más grande del mundo.

Un comunicado «decía que dos personas mayores de una residencia del distrito de Ditmarschen estaban de camino a Wacken [el pueblo alemán de 1.800 habitantes donde se celebra el festival, en Schelswig-Holstein] no querían subirse a un taxi para regresar a la residencia». A partir de ahí, todos los medios comenzaron a sobredimensionar lo sucedido.

Según ha podido comprobar ‘El País’, la información era falsa y que nadie se escapó para dar saltos al compás de la música. Además, los varones solo tenían entre 58 y 59 años.

Un portavoz policial aclaró el lunes a la cadena NDR lo sucedido: ambos están ya en la residencia, que denunció su ausencia el pasado viernes a las 22 horas. «Los encontraron en una parada de autobús el sábado. Aparentemente habían perdido el autobús de regreso a casa». Tras una pequeña discusión sobre si volver en autobús o en taxi, ambos regresaron al centro, situado a  situada a 32 kilómetros de Wacken.

Sin nada que ver con este suceso, esta localidad celebró entre el 1 y el 4 de agosto la 29º edición del festival, que acogió a 75.000 personas para escuchar Red Hot Chilli Peppers, Danzig, Judas Priest, Hatebreed, In Flames, Running Wild, Arch Enemy, In Extremo y Eskimo Callboy.

Fuente: El Periódico

Los mayores gallegos tardan casi dos años en acceder a una plaza en una residencia

mayores-gallegos

  • La ley estipula un plazo máximo de nueve meses
  • Contas pide a la Xunta más personal para acortar la espera
  • Critica que tiene centros «infrautilizados» por no invertir en obras

Poca ejecución de los fondos europeos. El Consello de Contas insta a la Xunta a «agilizar el ritmo de ejecución de los fondos europeos» y se pide también que haya una mayor coordinación con las entidades locales para «maximizar la utilización de las ayudas«. Según los datos del órgano fiscalizador, en 2016 se aplazaron compromisos por importe de 253 millones, del total de 534 millones consignados, que fueron reprogramados para ejercicios posteriores.

Riesgo de viabilidad en 70 concellos. El presupuesto por habitante en las siete ciudades gallegas está por debajo de la media española, según el Consello de Contas. El órgano fiscalizador alerta además de que setenta concellos tienen su viabilidad económica comprometida. Once de ellos tienen ya problemas de sostenibilidad económica y otros sesenta están en una situación complicada.

«Uso excesivo de imprevistos» por la Xunta. El Consello de recomienda medidas legislativas y de control parlamentario que limiten el uso «excesivo» del fondo destinado por la Xunta para imprevistos. La Xunta valoró, sin embargo, que los informes del órgano fiscalizador aprueben la gestión presupuestaria y financiera y que pongan de manifiesto que hubo «una notable» reducción de las modificaciones presupuestarias.

Faltan plazas para mayores en residencias y sobra burocracia. Los plazos de la Ley de Dependencia no se cumplen. El Consello de Contas apunta que los mayores gallegos tienen que esperar de media 453 días desde que presentan una solicitud hasta que la Xunta les reconoce el derecho a beneficiarse de una plaza de atención residencial, «muy por encima de los seis meses que marca la legislación». Pero desde que se les da el visto bueno hasta que efectivamente ingresan en el centro pasan otros 154 días de media, cuando la normativa marca un límite de tres meses. Es decir, los dependientes gallegos deben esperar en total 607 días, casi dos años, para entrar a una residencia, y, entretanto, la carga de los cuidados de estos mayores enfermos recae sobre las familias.

Y Contas advierte que este tiempo medio de 607 días podría ser mayor para gran parte de los dependientes, puesto que en el cálculo se incluyen los plazos de ingreso de los casos de emergencia social, una vía de urgencia que utiliza la Xunta para ingresar en residencias a mayores en aquellos casos en los que no tienen a nadie que se haga cargo de ellos. De hecho, el aumento de ancianos que viven solos y la demora general para conseguir una plaza provoca que cada vez se recurra más a este procedimiento de emergencia.

El órgano fiscalizador pide a la Xunta «personal y medios suficientes» para agilizar los plazos y cumplir con los tiempos de espera que fija la ley.

En su informe el Consello de Contas insta también a la Xunta a incrementar las plazas en centros de mayores que considera «claramente insuficiente». Galicia tiene una ratio de camas de 3,05% sobre el número de mayores de 65 años, cuando en el conjunto del Estado se sitúa por encima del 4%. Para ello, según sugiere el órgano fiscalizador, debería empezar por «optimizar los recursos disponibles». Explica que desde 2010 la Xunta no ejecutó inversiones en las instalaciones de las residencias y algunas de ellas están «infrautilizadas» porque no están en las condiciones adecuadas para funcionar. Pone como ejemplo un geriátrico en Carballiño (Ourense), con capacidad para 80 personas, pero que solo tiene ocupadas 25 plazas.

El Gobierno gallego ha apostado por incrementar la oferta en residencias mediante conciertos y, de hecho, el 65% de las plazas que oferta la Xunta son privadas. En este sentido, Contas advierte que la ratio de personal en estos centros concertados es un 9% inferior a las residencias públicas y advierte que eso puede afectar a «la calidad de la atención».

Fuente: Faro de Vigo

“Grandes Expertos” es un proyecto intergeneracional que forma parte del Programa de Acompañamiento a las Personas Mayores de Cáritas Diocesana de Gerona

valor-personas-mayores-c-educaativosLa Residencia y Centro de Día de Figueras en Gerona, gestionada y dirigida por la Fundación Salud y Comunidad (FSC), ha empezado a colaborar con el proyecto “Grandes Expertos” que forma parte del Programa de Acompañamiento a las Personas Mayores de Cáritas Diocesana de Gerona. “Grandes Expertos” es un proyecto intergeneracional que tiene por objetivo facilitar la cohesión social a través de la convivencia y el aprendizaje entre personas mayores y escolares, mediante actividades formativas que los mayores ofrecen en el aula, con acompañamiento, apoyo y seguimiento continuado.

Un aspecto muy importante para envejecer con calidad de vida es mantener la motivación y la sensación en los mayores de que todavía son parte de la sociedad y pueden seguir realizando actividades que son útiles y reconfortantes, tanto para ellos como para la sociedad, en general.

Actualmente, tenemos la concepción de que el envejecimiento puede conllevar la pérdida de capacidades y de independencia para realizar actividades realizadas en el día a día. Esta idea es importante, pero también deben tenerse en cuenta los años de experiencias, vivencias y esfuerzos que han tenido que realizar las personas mayores a lo largo de su vida.

Recientemente, desde Cáritas Diocesana de Gerona nos han dado la oportunidad de participar en un proyecto llamado “Grandes Expertos” que forma parte del Programa de Acompañamiento a las Personas Mayores.

El valor de la experiencia que acumulan las personas mayores es el principal activo de este proyecto que apuesta por los conocimientos y el bagaje de los mayores y que tiene como objetivo promover su participación en la sociedad, y luchar contra la soledad y la exclusión social. Por otra parte, el proyecto conjuga el valor de la experiencia con el interés que existe desde el ámbito educativo por inculcar a los más pequeños el respeto y la consideración por las personas mayores.

“Grandes Expertos” ha empezado a contar con nuevas entidades colaboradoras, como es el caso de FSC, a través de dos usuarios/as de la Residencia y Centro de Día de Figueras en Gerona que forman parte activa del proyecto, llevando a las escuelas su experiencia en dos ámbitos muy distintos, como son el de la instrucción militar y el voluntariado en una protectora de animales.

El proyecto “Grandes expertos” otorga un protagonismo a los mayores, ya que son ellos los que actúan y -con apoyo profesional- preparan intervenciones para compartir su experiencia con los más jóvenes.

Según nos explican desde la Residencia y Centro de Día de Figueras, para que estos usuarios, que han pasado a ser “grandes expertos”, pudieran integrarse en el proyecto, se llevó a cabo el siguiente procedimiento:

Una de las técnicas del programa se puso en contacto con el servicio, seleccionando desde el centro a dos usuarios/as con experiencias atractivas y con las capacidades adecuadas para poder expresar de manera autónoma su experiencia laboral y de voluntariado a los más pequeños.

Posteriormente, se les explicó a los usuarios/as y a sus familiares la temática del proyecto y se elaboró un guión a seguir el día de la presentación en la escuela.

Para finalizar, se llevó a cabo la presentación del proyecto en el centro educativo con el apoyo de una presentación para facilitar que tanto los menores como los mayores pudieran seguir la actividad con más facilidad. La presentación terminó con un turno abierto de preguntas e inquietudes expresadas por parte de los niños/as que los usuarios de la Residencia y Centro de Día de Figueras en Gerona respondieron con gran interés y detalle.

La colaboración por el momento está siendo muy beneficiosa, tanto para los mayores como para los niños/as, en este proyecto que apuesta por compartir la experiencia y bagaje de las personas mayores que tanto tienen aún por ofrecer.

Fuente: Fundación Salud y Comunidad

Etiquetas
@dependencia2_0
Las noticias de Dependencia Social Media